Espacio.- Explota el cohete diseñado por dos jóvenes para transportar turistas al espacio

SEATTLE (EEUU), 10 (EUROPA PRESS)

El cohete de dos jóvenes que persiguen un premio de 10 millones de dólares por conseguir ser los primeros en enviar con éxito al espacio una nave espacial destinada a transportar turistas explotó este lunes en el aire, sobre el Océano Pacífico en la costa del estado de Washington (noroeste), en un accidente que no dejó muertos ni heridos.

Phillip Storm y Eric Meier, presidentes de la compañía Space Transport Corp. (Transporte Espacial), basada en Forks, Washington, intentan competir por el Premio X Ansari (www.xprize.org), que ofrece 10 millones de dólares (ocho millones de euros) al primer equipo que lance una nave espacial, financiada con fondos privados, transporte a tres personas al límite con el espacio (100 kilómetros) y luego regrese a la Tierra.

En su primera prueba antes de competir por el codiciado premio, el pequeño cohete Rubicon 1 -conducido por tres muñecos que simulaban el peso promedio de tres astronautas- explotó el domingo poco después de ser lanzado.

Un candidato que tenía todas las de ganar fue el “SpaceShipOne”, que con su tripulante Mike Melville, de 62 años, logró el primer vuelo espacial privado de la historia el 21 de junio pasado. El proyecto SpaceShipOne está financiado por el millonario Paul Allen, co-fundador del gigante informático Microsoft.

La aeronave logró enviar al astronauta estadounidense de origen sudafricano, Mike Melvill, a una altitud superior a los 100 kilómetros, considerada la frontera con el espacio. Pero el SpaceShipOne no volvió a ir al espacio a los quince días como lo estipula el premio.

De todas formas, ni Storm ni Meier, ambos de 26 años, se dan por vencidos y afirmaron a la agencia France Presse que continuarán con sus intentos de ganar y que con el dinero del premio cumplirán su sueño de diseñar naves que lleven turistas al espacio con “billetes baratos”.

“Tuvimos un problema, pero no estamos tan decepcionados, era algo que tenía muchas probabilidades de que pasara, fue nuestra primera prueba”, dijo Eric Meier, ingeniero mecánico, a la AFP.

“Detectamos el problema -que es de fácil solución ya que uno de los motores estaba mal diseñado- y ya estamos intentando solucionarlo”, agregó. “Fue interesante ver la respuesta de todo el mundo, tanto mensajes de apoyo como posible ayuda financiera”, contó. Ambos jóvenes pretendían con el experimento de la nave Rubicon conseguir más inversores para su compañía. Para cumplir su sueño, Meier y Storm recaudaron 220.000 dólares (163.000 euros), de sus ahorros y algunos préstamos familiares. “Nuestro máximo sueño es lograr el desarrollo del turismo espacial. Y en eso estamos trabajando”, dijeron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *