Las ciudades mantienen su verdor por más tiempo que las regiones rurales de los alrededores

NUEVA YORK, 30 (EUROPA PRESS)
El verano puede ser, en ocasiones, una estación excesivamente calurosa para los residentes en ciudades, pero un nuevo estudio, desarrollado por geógrafos de Boston University”s Center for Remote Sensing (EEUU) revela que los asentamientos urbanos permiten que las plantas se mantengan verdes por más tiempo.
El estudio, que se publica ahora en la última edición de Geophysical Research Letters, muestra que la estación de crecimiento para la vegetación en 70 áreas urbanas de América del Norte es de una media de 15 días más larga que en las regiones rurales que rodean a las ciudades estudiadas.
Los especialistas observaron que, al igual que los habitantes humanos, las plantas en las ciudades viven a un ritmo más intenso, adelantándose en unos siete días a la primavera y viviendo hasta ocho días más antes del adormecimiento típico del invierno, en relación a las zonas rurales circundantes.
Esto sucede, principalmente, porque el asfalto, el metal, los humos y otros cambios medioambientales introducidos por los seres humanos contribuyen a lo que se conoce como el efecto urbano de isla de calor, una influencia que tiene gran alcance, según los expertos.
El nuevo análisis demuestra también que los cambios en las temperaturas de superficie, y en el momento en el que la vegetación se hace más verde, no tienen una relación significativa con el tamaño de la ciudad, lo que hace pensar que hay factores relacionados con la densidad de población que pueden jugar un rol más importante en los efectos observados.
Los datos, sin embargo, muestran que los cambios de intensidad del verdor en las áreas que rodean a las ciudades sí que están relacionados con el tamaño de la ciudad: cuanto mayor es la ciudad, a más largo alcance se extiende el efecto de intensidad del verdor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *