Ecologistas e investigadores piden hoy a Sanidad una modificación de la normativa estatal sobre telefonia móvil

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)
Miembros de Ecologistas en Acción e investigadores sobre campos electromagnéticos piden hoy al director general de Salud Pública, Manuel Oñorbe, una reforma de la normativa estatal sobre telefonía móvil comunicaciones para solucionar “la situación de proliferación caótica de las antenas estaciones base de telefonía móvil”.
Los investigadores Ceferino Maestu, de la Universidad de Alcalá de Henares y presidente de la Fundación Europea de Bioelectromagnetismo, y Enrique Navarro, del Departamento de Física Aplicada de la Universidad de Valencia, solicitarán al director general que plantee al Gobierno una reforma en profundidad de la legislación estatal con la inclusión de las recomendaciones de la Conferencia Internacional de Salzburgo sobre telefonía Móvil y Salud Pública.
Los ecologistas piden que la reforma contemple la aplicación efectiva del principio de precaución para los posibles efectos biosanitarios y del principio ALATA (la mínima emisión técnicamente posible) y el establecimiento de un valor límite exposición ciudadana de 0,1 microvatios por centímetro cuadrado para las emisiones de telefonía móvil, valores miles de veces inferiores a los de la normativa estatal.
También quieren el establecimiento de un valor límite de 10 microvatios por centímetro cuadrado para la suma de ondas las emisiones de alta frecuencia (radio, televisión, telefonía móvil, radioenlaces, antenas de radioaficionados); y una información previa a la instalación de estaciones base de telefonía móvil y participación activa de los ciudadanos en el ámbito local.
Asimismo, demandan un estudio de diversas localizaciones alternativas para la ubicación de una estación base; minimización de los impactos paisajísticos y ambientales en el medio rural y urbano, un mayor control sobre la ubicación de antenas y dipolos repetidores en zonas residenciales, estudios epidemiológicos poblaciones que haya sido expuestas a valores de emisión por encima de 0,1 microvatios por centímetro cuadrado, la creación de una entidad de inspección y seguimiento de las estaciones base después de su instalación, y la creación de una base de datos pública como el registro de todas las estaciones base y sus emisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *