Un experto dice que la estructura administrativa de la CE impide la investigación conjunta de enfermedades infecciosas

VALENCIA, 22 (EUROPA PRESS)
Un experto en biología molecular del Instituto de Investigación para el Desarrollo de Montpellier (Francia), Michelle Tibayrenc, criticó hoy en Valencia que “la estructura administrativa de la Comisión Europea (CE) impide la investigación conjunta de enfermedades infecciosas como el ébola, la peste o la viruela, porque como debe respetar la soberanía de los miembros y la investigación es competencia de cada nación, cada uno hace lo que quiere y existe desorganización”.
Tibayrenc aseguró que “por culpa de oposiciones de carácter político en el seno de la Unión Europea (UE), no existe un Centro para el Control de Enfermedades” semejante al de Atlanta (Estados Unidos), que cuenta con “1.500 investigadores” y en el que se centraliza toda la investigación de este tipo de afecciones. En este sentido, dijo que el actual centro europeo cuenta con “sólo 60 personas” dedicadas a estas labores.
Tyrabenc hizo estas declaraciones durante la presentación de las conclusiones del IX Multicoloquio Europeo de Parasitología (EMOP IX), en la que el catedrático de Parasitología de la Universitat de València y Miembro Experto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Santiago Mas-Coma, subrayó que el número de ponentes y asistentes había alcanzado los 300 y los 2.000, respectivamente, procedentes de países desarrollados y en vías de desarrollo, “que son los que más problemas tienen con las enfermedades infecciosas”, indicó.
Asimismo, resaltó la asistencia de diferentes organismos pertenecientes a administraciones de Estados Unidos, Rusia y de la UE, así como de la OMS. A todas ellas y a las autoridades sanitarias y a diversas ONG, Mas-Coma pidió “colaboración e interrelación para actuar contra estas enfermedades”, ya que “sólo la ciencia no basta para ello, aunque tiene vital importacia”, afirmó.
En este sentido, manifestó la “necesidad” de promover reuniones de este tipo para “poder identificar de la manera más rápida posible el origen, la causa y las vías de transmisión” de estas enfermedades. “El mundo es cada vez más pequeño y hay que estar preparados para combatirlas”, añadió.
Por ello, recordó que los asistentes al encuentro, son especialistas en los más variados campos de la ciencia, como en el genoma, el bioterrorismo, las enfermedades tropicales como la malaria, la parasitología o el uso de satélites para luchar contra las epidemias, como el profesor J.B. Malone.
USO DE SATELITES
Precisamente, Malone explicó en la misma rueda de prensa que, mediante el uso de los satélites, es posible “predecir la aparición de epidemias y la proliferación de brotes de enfermedades en cualquier punto del mundo, sin que el especialista se desplace hasta ese lugar”.
De esta manera, señaló a modo de ejemplo que se pueden identificar las áreas geográficas donde ocurrirá un brote de Schistosomiasis, que es la segunda enfermedad parasitaria en prevalencia tras la Malaria y permite una “reacción instantánea contra la misma”.
Malone explicó que los satélites mandan imágenes de los lugares en los que puede ocurrir cierta compatibilidad entre el medioambiente y el parásito, mediante el control y análisis de las temperaturas del lugar, la calidad del agua o el suelo, las condiciones climáticas o la vegetación. “Todos estos datos se superponen hasta conseguir un mapa, una cartografía de la enfermedad”, manifestó Malone, quien subrayó que “las enfermedades no ocurren siempre en los mismos sitios”.
Esta tecnología ya se ha utilizado en países como Kenia, Uganda y Mali, y según Malone, “no es demasiada cara para los ministerios de sanidad, ya que su coste ronda los 10.000 euros”. En este sentido, informó de que, próximamente, impartirá un curso sobre el uso de este sistema en Dinamarca, “para un grupo de personas procedentes de Zambia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *