Dopaje.- Un experto en medicina del deporte alerta del inicio de un nuevo dopaje genético “más duro e imperceptible”

LUCENA (CORDOBA), 22 (EUROPA PRESS)
El doctor en Medicina y Cirugía Francisco José Berral alertó hoy de un nuevo tipo de dopaje, el denominado “doping” genético, del que sostuvo “es más duro e imperceptible para los sistemas de control preventivo”, de las competiciones deportivas.
Berral, que participó hoy en los “Seminarios Universitarios de Lucena (SUL) de 2004” con la dirección del curso “Actividad física y rendimiento deportivo en la especie humana”, se refirió de esta forma a “las nuevas técnicas e innovaciones que se están aplicando al mundo de la competición atlética”.
En este sentido, dicho experto advirtió de que “muchos de los descubrimientos y nuevas tecnologías que se incorporan a este ámbito de trabajo se están encaminando a la mejora de las prácticas de dopaje”.
Según argumentó Berral, el avance de las investigaciones en la ciencia genética ha permitido que, “a los clásicos métodos de dopaje, como el corte sanguíneo, el entrenamiento en altura para conseguir más glóbulos rojos, las transfusiones o la manipulación farmacológica, se una ahora esta nueva versión de doping que comienza a practicarse a modo de ensayo, de manera que, aunque no se conozcan aún casos reales, se puede afirmar que ya se están realizando pruebas con deportistas”.
En cuanto al nuevo procedimiento de dopaje genético, explicó que dicho método consiste “en aislar determinados genes de ADN humano que se sabe que están relacionados con el rendimiento deportivo, como por ejemplo el gen de la velociferina, que intensifica las fibras musculares, para cultivarlas in vitro y, posteriormente, introducirlas en el deportista no de forma directa, sino a través de un “vehículo” –puede ser un liposoma o un retrovirus– que se inyecta en la masa muscular”.
ALERTA PARA LOS PRÓXIMOS JUEGOS OLÍMPICOS DE PEKÍN.
“Según los expertos internacionales, este dopaje puede estar suficientemente extendido cuando se inicien los próximos Juegos Olímpicos de Pekín en 2008”, advirtió.
Esta acción que prácticamente no puede reconocerse salvo con la realización de una biopsia, continuó Berral, “añade mayor fraude al deporte profesional, al desvirtuar la competición además de incrementar considerablemente el riesgo para la salud de los deportistas”.
Por otra parte, alertó de que cada vez mueren más deportistas jóvenes de fenómenos como la muerte súbita “y, aunque no sean todos los casos, ni mucho menos, si puede decirse que buena parte de ellos están directa o indirectamente relacionados con el dopaje”. En la misma línea advirtió de que, con esta nueva modalidad de dopaje genético, “se dispara aún más el peligro para las personas, a lo que hay que añadir la incertidumbre de no conocer bien cual puede ser la gravedad de los efectos secundarios que provoca”.
Berral, que también es profesor titular de la Universidad de Córdoba y director de este seminario de Lucena, se refirió igualmente a “las grandes cantidades de dinero que mueve el deporte de élite” como principales motivos de que el doping “triunfe” y de que los jugadores “accedan a experimentarlo”. En cuanto a modalidades deportivas, apuntó al ciclismo y a las disciplinas que engloba el atletismo como los ámbitos “más importantes donde se produce este dopaje”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *