Investigadores de la UIB desarrollan una bebida para deportistas a base de almendra y zumo de naranja

PALMA DE MALLORCA, 16 (EUROPA PRESS)
Un grupo de investigación en Nutrición Comunitaria y Estrés Oxidativo de la Universidad de Illes Balears han desarrollado una bebida elaborada con almendra y zumo de naranja cuya principal función es aportar las vitaminas C y E necesarias para la potenciación de las defensas del organismo ante situaciones de estrés oxidativo, provocadas como consecuencia de la práctica intensiva de deporte, según informó hoy la UIB.
El profesor de Bioquímica y Biología Molecular, Antoni Pons, y el profesor de Fisiología, Josep Antoni Tur, encabezan el grupo que estudió la necesidad de ingesta de sustancias antioxidantes, como la vitamina C y E, para potenciar las defensas del organismo en situaciones de estrés oxidativo, fenómeno fisiológico que se produce cuando por la práctica de deporte se eleva en el organismo el nivel de especies reactivas del oxígeno (ROS), sustancias que pueden provocar patologías muy diversas como enfermedades cardiovasculares, cataratas en los ojos o algunos tipos de cáncer (entre ellos el de cólon).
La investigación determinó que es “una mala práctica” el consumo excesivo de sustancias antioxidantes, como son las vitaminas, “porque producen un descenso excesivo de ROS y mal acostumbran al organismo a no reaccionar por él mismo”. “Que las vitaminas sean buenas para la salud, no significa que cuantas más comamos, más sanos estemos”, explicó Pons. En su opinión, “lo esencial es encontrar la dosis adecuada, que será diferente para cada persona y para cada actividad deportiva”.

El grupo estudió cómo conseguir un equilibrio oxidativo saludable a través de la ingesta de vitaminas. “No interesa eliminar totalmente las ROS porque, aunque provocan muchos problemas, son esenciales para regular algunas funciones celulares”, explicó Pons, que añadió que “es bueno para el organismo una situación de equilibrio: fabricar ciertos niveles de ROS para tener una respuesta celular adecuada, pero sin ultrapasar un nivel de seguridad”.
Los investigadores experimentaron con dos grupos de deportistas: corredores de fondo y buceadores a pulmón libre. En cuanto a los corredores, certificaron la conveniencia de ingerir vitaminas extras para obtener una correcta adaptación del organismo a la actividad física.
Por otra parte, los investigadores comprobaron que los deportistas de pesca submarina a pulmón libre, personas que no realizan un entrenamiento diario ni una dieta especial, presentan claros síntomas de estrés oxidativo después de cuatro horas de actividad. En este caso, el experimento demostró que, en caso de actividad intensa, el organismo moviliza la vitamina C disponible para ponerla al alcance de las células, y eso sucedió sólo entre los buceadores que habían ingerido una cantidad mayor de vitamina C. Por todo ello concluyeron que estos deportistas precisan de un suplemento extra de vitamina C, mayor a los 60 miligramos recomendados por la Organización Mundial de la Salud.
El estudio también comprobó que la actividad física intensa produce una situación paradójica, puesto que, por una parte el organismo sufre un estrés oxidativo, y por otra, aumenta las defensas al incrementar el nivel de neutrófilos, que activan la síntesis de sustancias antioxidantes, que impiden que el ROS pueda dañar el organismo.
Los investigadores obtuvieron la evidencia de que la vitamina C incrementa los neutrófilos, después de una actividad física intensa, y por lo tanto, las defensas. Por ello, desarrollaron un alimento funcional a base de almendra, que facilita la asimilación de las vitaminas, y zumo de naranja.
En el futuro, los investigadores estudiarán los resultados obtenidos con deportistas en enfermos de porfiria, personas sometidas a un extrés oxidativo crónico. Las porfirias, que afectan en España a más de 2.500 personas, son un conjunto de siete enfermedades hereditarias que incicen en piel, huesos y dientes. Los síntomas son dolores abdominales, cólicos, dolor muscular, debilidad y, de manera menos frecuente, trastornos neurpsiquiátricos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *