Prestige.- Expertos denuncian la falta de responsabilidad civil por los daños ecológicos y morales de las mareas negras

Varios expertos, entre ellos juristas, economistas y biólogos, analizan en Santiago las consecuencias de la tragedia del “Prestige”
SANTIAGO DE COMPOSTELA, 12 (EUROPA PRESS)
El abogado catalán Albert Ruda advirtió hoy en Compostela que en la actualidad no se exige ningún tipo de responsabilidad civil por los daños ecológicos ni morales causados por las mareas negras y que es necesario legislar estos aspectos.
Ruda, que participó en el Congreso “Sobrevivir ó Prestige. Perxudicados, suxeitos responsables e danos resarcibles”, explicó que existen tres tipos de daños, a las personas, concretamente de salud y y morales; materiales, y ecológicos.
Los daños materiales son resarcibles, mediante medidas de reparación y preventivas, y sobre ellos sí pesa responsabilidad. Sin embargo, no sobre los ecológicos, que, según indicó Ruda, serían, en principio, los más costosos para el responsable que asumiese su actitud.
Al respecto, apuntó que Estados Unidos se erige como modelo ya que sí posee una regulación que valora los daños ecológicos, creada a partir del accidente del petrolero Exxon Valdez en 1989. Asimismo, descató que el Fondo Internacional Compensación por Daños de Hidrocarburos (FIDAC) no admite “valoración de abstractos”.
ESTUDIOS COSTOSOS
Por su parte, el economista gallego Emilio Nogueira, subrayó que los daños morales sí son cuantificables y denunció que “no se toman todas las medidas necesarias para que el daño global sea resarcido”. Para ello, indicó, “sería necesario una serie de estudios sobre todo tipo de daños, que son costosos y para la elaboración de los cuales no hay ni mucha experiencia ni interés”.
Nogueira, que participó en la redacción del primer estudio de evaluación de daños causados por el impacto de una marea negra en España, concretamente de la causada por el “Mar Egeo” en 1992, afirmó que “existen muchos estudios sobre el impacto biológico de estos desastres en Estados Unidos pero pocos económicos”.
Por otro lado, aseguró que es “difícil entenderse” entre los profesionales que analizan dichas mareas y su impacto, como son juristas, biólogos y economistas, una falta de entendimiento provocada, por un lado, por el uso de lenguajes diferentes y “a veces interesada”.
Esta situación “justificaría la gran variabilidad que hay entre la reclamación de daños de las víctimas, la valoración que realizan los expertos, y las indemnizaciones finales”. Por ello, insistió en que hay que definir qué daños hay que valorar, ponerse de acuerdo en que técnicas se deben aplicar y cómo, e incorpar estos acuerdos a las ordenaciones jurídicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *