Investigadores de la UIB elaboran un protocolo que evalúa la calidad ecológica de los ríos mediterráneos

Los torrentes analizados de Pollença y Sóller presentaron una calidad buena y aceptable de sus cuencas a lo largo del año
PALMA DE MALLORCA, 9 (EUROPA PRESS)
Un equipo de investigación en Ecología de la Universidad de las Illes Balears (UIB), encabezado por el profesor Gabriel Moyá, ha participado, junto con otras universidades españolas, en la elaboración de un protocolo que servirá para evaluar la calidad ecológica de los ríos y torrentes mediterráneos, utilizando criterios ecológicos, según impone la Directiva marco del agua aprobada por la Unión Europea en el año 2000 y que deben cumplir todos los Estados miembros.
Según informó hoy la Universidad, este protocolo, conocido como Guadalmed, determina parámetros, como la estandarización de la toma de muestra y de la analítica de las propiedades fisicoquímicas del agua, la medida del caudal y la metodología necesaria para medir la calidad del bosque de la ribera. También han participado en el proyecto equipos de las universidades de Murcia, Barcelona, Vigo, Almería, Granada, Valencia y Baleares, junto con otras instituciones catalanas y andaluzas.
Los investigadores tomaron como objeto de estudio catorce cuencas hidrográficas del Levante español, que incluyen 65 cursos de agua y 157 estaciones de toma de muestras. Entre ellas, se estudiaron dos de Mallorca, la de Sóller y la del Torrente de Ternelles, en Pollença. Del estudio se desprendió que un 40 por ciento de los puntos de toma de muestras presentaban una calidad buena y un 30 por ciento una situación aceptable. El 30 por ciento restante, se distribuye entre calidad dudosa, crítica y muy crítica.
Los torrentes de Mallorca presentaron grandes diferencias respecto a su estado ecológico. Así, el de Pollença registra una calidad buena (62 por ciento) a lo largo del año, mientras que la cuenca hidrográfica de Sóller, que incluyen los torrentes de Sóller y Fornalutx, sólo presentan un doce por ciento de estaciones de toma de muestras que puedan ser calificadas como buenas y un 52 por ciento de calidad aceptable.
El procedimiento llevado a cabo para elaborar el protocolo consistió, en primer lugar, en establecer una tipología de todos los ríos, en los que, además, los ecólogos identificaron las condiciones biológicas que serían el referente para cada tipo de río. A continuación, determinaron los objetivos para cada cuenca, como el estudio de las características del bosque de la ribera o la definición de los índices de calidad biológica, entre otros.
Posteriormente, los investigadores establecieron un decálogo que debía cumplir cualquier lugar para ser estación de referencia, como que menos de un diez por ciento de la cuenca tuviese uso agrícola, urbano o industrial, que el bosque de la ribera estuviera formado por especies autóctonas o que el lecho del río o torrente fuera natural.

Así, descubrieron que, en general, los ríos y torrentes mediterráneos están sometidos a una enorme variabilidad hídrica en el espacio y en el tiempo. Asimismo, toleran periodos de sequía, a veces muy prolongados y crecidas puntuales y de gran intensidad, perturbaciones que se reflejan en el bosque de la ribera.
El proyecto Guadalmed, liderado en Baleares por el profesor titular de Ecología e investigador, Gabriel Moyá, cuenta con financiación del Ministerio de Ciencia y Tecnología y ofrecerá sus resultados a finales de 2005.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *