El Gobierno pide por escrito a la Generalitat Valenciana que frene sus líneas de células madre por “contrarias” a la Ley

Sanidad afirma que “es su obligación hacer respetar la Ley” actual aunque esta sea “contraria a la voluntad del nuevo Ejecutivo”
MADRID, 8 (EUROPA PRESS)
El Ministerio de Sanidad y Consumo ha remitido esta semana un escrito a la Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana en la que le insta “a que adopte las medidas necesarias para que no se lleven a cabo” en su ámbito “actividades de investigación que no se ajusten a lo dispuesto en la normativa actual”, en referencia a las dos líneas celulares procedentes de embriones desarrolladas en la citada autonomía, gobernada por el PP.
En su escrito, remitido por la Secretaría General de Sanidad, el Departamento que dirige Elena Salgado informa a la Comunidad Valenciana de que “el análisis de la información disponible constata que esta investigación, y el procedimiento seguido para su aprobación o autorización, son contrarios a la legislación vigente en materia de reproducción asistida e investigación biomédica”.
Asimismo, Sanidad expone que el Ministerio sólo ha tenido información del proyecto a través un escrito remitido al Centro Nacional de Trasplantes y Medicina Regenerativa (CENATMER) el pasado 18 de junio “que no constituye, en ningún caso, una solicitud de autorización para el proyecto”.
Además, prosigue el Miniterio, la investigación de Valencia “se ha desarrollado sin que el Gobierno haya aprobado todavía el Real Decreto que regula el consentimiento informado por parte de los progenitores para que se puedan destinar a la investigación los preembriones sobrantes de su proceso de fecundación”, lo que ocurrirá “en los próximos meses”. “Por tanto, el consentimiento informado al que se hace referencia en la investigación de Valencia no se ajusta a la normativa que obliga la Ley, puesto que esta normativa todavía no ha sido aprobada por el Gobierno”, agrega.
Por otro lado, Sanidad recuerda que, según el Real Decreto 176/2004 sobre el Estatuto del CENATMER, los preembriones supernumerarios crioconservados antes de la Ley de 2003 y cuyo destino sea la investigación, “deberán ponerse a disposición de este Centro Nacional, constituyendo así un Banco Nacional de Líneas Celulares”.
En consecuencia, los preembriones deben permanecer en los bancos de los centros de reproducción asistida “hasta que se establezcan, en su caso, una o varias sedes por el Centro Nacional, a quien corresponderá la asignación de los preembriones a cada uno de los proyectos de investigación autorizados”. “En el caso del experimento llevado a cabo en Valencia, no se ha observado el cumplimiento de este Decreto”, asevera el Departamento dirigido por Salgado.
Pero también el convenio vigente entre la Generalitat y el CENATMER para la investigación en Medicina Regenerativa “no permite tampoco la investigación desarrollada”, a juicio de Sanidad, ya que tiene como objetivo impulsar la constitución del Centro de Investigación en Medicina Regenerativa de Valencia como nodo de investigación del CENATMER, que queda supeditado a la creación de la Fundación para la Investigación del Centro de Trasplantes y Medicina Generativa, fundación que todavía no se ha creado, por lo que “difícilmente puede funcionar el centro valenciano como nodo de la misma”.
Sanidad destaca por otro lado que, según la Ley, “corresponde al CENATMER la aplicación del procedimiento de descongelación de los preembriones que vayan a destinarse a investigación, todo ello bajo unas estrictas normas de control” y con la colaboración de los distintos centros de reproducción asistida. “Ninguna de estas previsiones se ha cumplidopor el centro valenciano”, añade Sanidad.
LA OBLIGACIÓN DE CUMPLIR LA LEY
Por útimo, el Ministerio de Sanidad señala que mientras no se aprueben las nuevas normas que tiene previsto sacar adelante en la materia y se mantenga vigente la normativa aprobada por el PP en la anterior legislatura, que “participa de un evidente carácter restrictivo en lo que a investigación biomédica se refiere”, “es obligación del Gobierno hacer cumplir la legislación vigente”.
El Ejecutivo deja claro que esta obligación se mantiene “aun cuando esta legislación es contraria a la voluntad del nuevo Ejecutivo de fomentar al máximo la investigación en el ámbito de la biomedicina y de la medicina regenerativa”.
“El Gobierno quiere impulsar decididamente estas nuevas vías de investigación, y no se opone ni se opondrá nunca al trabajo de los investigadores, aunque es su obligación hacer respetar la ley”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *