El responsable de las líneas celulares VAL-1 y VAL-2 asegura que han trabajado “con arreglo a Ley”

Reconoce estar “muy triste como científico” porque un trabajo de 3 años se vea “dañado” por las “consideraciones” de Sanidad
VALENCIA, 2 (EUROPA PRESS)
El responsable de la investigación que ha obtenido por primera vez en España la derivación de dos líneas celulares (VAL-1 y VAL-2) a partir de células madre embrionarias derivadas en soporte humano, el doctor Carlos Simón, aseguró hoy, en declaraciones a Europa Press, que su equipo de investigadores del Centro Superior de Investigación en Trasplantes y Medicina Regenerativa (CSAT) de la Generalitat Valenciana, ha trabajado “con arreglo a Ley”, en una institución pública y con embriones congelados de más de cinco años, donados para esta actividad con el permiso de sus progenitores.
Según este investigador, director científico del departamento de Medicina Regenerativa del CSAT y director de la Fundación del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), el proyecto, titulado “Derivación de líneas de células madre embrionarios humanas”, está inscrito en el Centro Nacional de Medicina Regenerativa (CNMR) del Ministerio de Sanidad desde el pasado 18 de junio. “Hemos cumplido absolutamente todos los requerimientos legales que, como científico, puedo conocer”, dijo.
Simón, que presentó ayer su investigación en un acto en el que intervino el conseller de Sanidad, Vicente Rambla, y al que asistió la ex ministra de este área con el PP Ana Pastor, expresó su “trsiteza” y “pena” por el hecho de que hoy no se hable del descubrimiento y “sí de la política alrededor de esto”, después de conocer que el Ministerio estudiará si la Comunidad Valenciana ha incumplido la ley vigente sobre investigación con células madre embrionarias.
Así, se mostró “muy triste como científico” porque este descubrimiento en el que un grupo de cinco investigadores ha estado trabajando durante tres años, viajando contínuamente a EEUU para poder hacerlo y sin vacaciones en 24 meses se “vea dañado por este tipo de consideraciones” una vez se ha llegado a obtener “algo que es realmente importante”. En su opinión, “la política debería quedar siempre al margen de todo esto” y se declaró “completamente apolítico”.
“Lo hemos hecho en Valencia porque vivimos aquí, hemos dependido del Gobierno autonómico a quien hemos pedido con todos los permisos, lo hemos hecho en un centro público y estas líneas celulares son públicas y quedarán al acceso de todos los investigadores”, dijo, y subrayó que se van a depositar en el Banco Nacional de Células Madre de Inglaterra “para mayor luz y taquígrafos”. “Esto ha sido hecho de forma pulcra y es un gran descubrimiento”, subrayó e insistió en que “lo que más se quiera hacer alrededor de esto ya no me competete y no quiero ni debe entrar”.
Simón, quien aseguró que está recibiendo más llamadas de científicos de fuera de España como estadounidenses, ingleses o suecos que del propio país, explicó que la Ley 45/2003 sobre técnicas de Reproducción Asistida permitía la posibilidad de derivar líneas de células madre embrionarias con embriones congelados con los requisitos conocidos, a “través de bancos nacionales, que deberán estar inscritos en el CNMR”.
En enero de este año, se publicó un Real decreto por el que se aprobó el estatuto del CNMR que, en su disposición quinta, reguló la derivación de cálulas madre desde el Banco Nacional de Líneas Celulares y se estableció en marzo un acuerdo de colaboración entre el Gobierno central y la conselleria de Sanidad para la creación de un nodo o centro de derivación, al igual que se hizo en Cataluña en esas fechas, según explicó Simón quien señaló que “en virtud de eso, el Gobierno conocía nuestro trabajo”.
Así, señaló que contactaron con ellos para preguntarles si en ese campo estaban dispuestos a trabajar, área en la que estaban investigando desde hace dos años “con embriones cromosómicamente no viables en un proyecto inscrito en la Comisión Nacional de Reproducción Asistida en 2001, por lo que teníamos experiencia en eso y nos estábamos formando”.
La respuesta fue positiva “y en eso trabajamos en el centro público” con todos los permisos, consentimientos y “la aprobación formal, el permiso oficial para empezar a trabajar específicamente” con embriones normales congelados desde hacía más de cinco años. El pasado mes de junio, el CNMR les pidió, al igual que a todos, que le informaron de todos los proyectos que realizaban por lo que desde el CSAT les remitieron su investigación donde como científico principal se citaba a Carlos Simón y al nodo de investigación de Valencia.
Asimismo, se adjuntó que la situación del proyecto era “en desarrollo” y un resumen en el que se especificaba que el proyecto pretendía “la creación del banco de líneas de células de la Comunidad Valenciana teniendo como base el desarrollo de una investigación en excelencia en la investigación y propagación de nuevas líneas de células madre embrionarias humanas a partir de embriones crioconservados de larga duración existentes en las distintas clínicas privadas y públicas de la Comunidad”.
NINGUN OTRO PROYECTO
Carlos Simón afirmó que en esta línea no hay ningún otro proyecto en España aunque subrayó que este campo “es muy amplio y cada uno de los investigadores trabajamos en una parte”. “Que yo sepa, en España nadie trabaja en indiferenciación”, como ellos hacen ya que hay otros que trabajan en creación de neuronas o de células pancreáticas que, en todo caso, necesitarán para ello su trabajo.
Por ello, insistió en que las líneas celulares derivadas “estarán a disposición de cualquier investigación”. “Aquí no hay “papas” sino trabajo que todos tenemos que hacer porque hay mucho para todos”, dijo, e insistió en que su investigación “estará al acceso de todos” los científicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *