La UE necesita 700.000 científicos para cumplir el objetivo del 3% del PIB para investigación

La CE crea una red de 200 centros para favorecer la movilidad de los investigadores europeos
BRUSELAS, 30 (EUROPA PRESS)
La Comisión Europea (CE) dejó claro hoy que los compromisos adquiridos por los Estados miembros en la estrategia de Lisboa consensuada en 2000, obligan a la contratación de 700.000 nuevos científicos para cumplir el objetivo de destinar el 3 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de la UE a la investigación.
La advertencia de Bruselas se produjo en la presentación de una red europea para facilitar la movilidad de los investigadores de los Estados miembros. Así, aquellos que decidan desplazarse a otro país para desarrollar su labor investigadora cuentan a partir de hoy con una red de 200 centros encargados de proporcionarles asistencia, a ellos y a sus familias, y dar respuesta a todas sus preguntas sobre el país de acogida.
Esta red europea, llamada ERA-MORE, agrupa a centros de 33 países diferentes, y completará la función del portal de Internet ya existente desde julio de 2003 que suministra centenares de ofertas de empleo para científicos y conecta a sus usuarios con más de 3.000 páginas electrónicas.
Con esta iniciativa, la CE pretende favorecer la movilidad de los investigadores a lo largo del espacio europeo y contrarrestar de esta forma los sistemas en vigor en muchos países donde no se incentiva al investigador a cambiar de país para desarrollar su labor investigadora.
“Algunos países penalizan la movilidad física de sus científicos en términos de pensiones o seguridad social”, aseguró hoy el comisario de Investigación, Philippe Busquin. Además, señaló que “esta rigidez daña gravemente la aparición de pasarelas entre el mundo académico y el mundo de la empresa”.
En su opinión, esta situación constituye una de “las grandes debilidades del sistema europeo actual” y se ha convertido en una de las amenazas que hacen menos atractiva la UE para los investigadores, tanto europeos como de terceros países.
Esta falta de promoción de la labor investigadora y la escasa atención prestada a la condición de los investigadores tienen su reflejo en las cifras sobre la población científica. En la actualidad, la proporción de científicos en la UE es de 5 por cada mil habitantes, mientras que en los Estados Unidos existen 8 investigadores por cada mil ciudadanos, cifra que en Japón aumenta hasta 9.
RETRASO EUROPEO
El retraso europeo ante estas cifras es todavía mayor cuando se observa que la UE cuenta con más graduados universitarios que los otros países competidores, lo que la erige en “la mayor fábrica de cerebros”, según la CE. En el año 2000, se graduaron 2,14 millones de universitarios en Europa, cuando en Estados Unidos esta cifra era de 2,07 y en Japón de 1,1 millones.
A este problema, la UE suma la llamada “fuga de cerebros” a estos países donde las condiciones les son mucho más favorables. Así, 11.000 de los 15.000 europeos que realizaron su doctorado en Estados Unidos optaron por quedarse en territorio estadounidense.
Para acabar con esta contradicción, la CE ha desplegado en los últimos tiempos toda una serie de medidas destinadas a crear un verdadero mercado de trabajo para los investigadores a nivel europeo. La labor del Ejecutivo comunitario en este terreno es de impulso y coordinación, puesto que muchas de estas medidas permanecen bajo la competencia de los países miembros.
Bruselas ya adoptó en marzo una proposición de directiva y dos recomendaciones destinadas a facilitar la entrada de investigadores no europeos en centros comunitarios. Además, antes de que acabe el año, la Comisión propondrá el establecimiento de la Carta Europea del Investigador, que pretende facilitar la gestión de las carreras de investigación. En esta misma línea, la CE planteará a los países miembros la adopción de un Código Europeo que regirá la contratación de investigadores a nivel europeo.
700.000 INVESTIGADORES MÁS
Todos estos objetivos en materia de investigación se enmarcan dentro de la llamada estrategia de Lisboa que la UE adoptó en 2000 y donde se comprometió a convertirse en la economía más competitiva del mundo en el horizonte 2010. Para ello, los socios de la Unión se comprometieron a destinar el 3 por ciento de su PIB a la investigación.
Para cumplir con los compromisos adquiridos en Lisboa, la UE también deberá contratar a 700.000 investigadores más. Para alcanzar este objetivo, Busquin destacó que deberán realizarse esfuerzos en varios aspectos: la formación inicial de los investigadores, apoyando de modo más determinante las “formaciones transnacionales y transdiciplinarias”; así como la transmisión de conocimientos y de tecnología, la movilidad intersectorial y la formación a lo largo de toda la vida.
En este sentido, las próximas perspectivas financieras de la UE –actualmente en discusión–, incluirán ya un aumento significativo en el presupuesto global para la investigación. Por otro lado, la CE pretende dar a conocer a la sociedad el papel que los investigadores realizan.
La institución europea anunció que en 2005 realizará una “vasta acción de sensibilización destinada al gran público”, bajo el título de “Investigadores en Europa”. Los esfuerzos de la UE por cambiar la condición de sus investigadores proseguirán el próximo 29 y 30 de septiembre en La Haya, bajo presidencia holandesa de la UE con una conferencia bajo el título “Circulación de cerebros: los instrumentos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *