El Gobierno pide más prudencia en materia de OGMs, más investigación y reforzar la trazabilidad

LUXEMBURGO, 28 (EUROPA PRESS)
La ministra de Medioambiente, Cristina Narbona, abogó hoy por aplicar una política de mayor “prudencia” respecto al tratamiento y autorización de organismos genéticamente modificados (OGMs), en especial, en la aplicación del principio general de precaución, realizar más investigaciones independiente y reforzar el cumplimiento en España de las normas europeas en materia de trazabilidad y etiquetado de los productos.
“La posición que ha tenido el Gobierno del PP desde 1996 ha permitido que sea España la que autorice hasta 12 sustancias genéticamente modificadas en nuestro países”, explicó en referencia al sistema europeo que permite que sea el Estado que recibe la solicitud el encargado de hacer la evaluación.
“De esas 12, cinco maíces han tenido que ser retirados (del mercado) porque se han presentado circunstancias que no habían sido evaluadas previamente, lo cual no es de extrañar porque en materia de OGM todavía nos movemos con gran dificultad porque no se pueden hacer evaluaciones a más largo plazo en relación a sus efectos”, subrayó Narbona en rueda de prensa.
En este sentido, indicó que la propia comunidad científica muestra la dificultad de ir más allá de un plazo relativamente corto en sus análisis por lo que el Gobierno actual cree que hay que acentuar el principio de precaución en materia de OGMs. “Incorporaremos nuevos informes de carácter independiente en el estudio de los OGM respecto a las peticiones que existen en estos momentos”, advirtió.
Además, subrayó que “España no puede decir con rigor que estamos en condiciones de que se aplique correctamente, con rigor, la normativa vigente para garantizar la trazabilidad de los OGMs. No hay suficiente capacidad para hacerlo, por ejemplo, en cuanto a la importación”. “Hemos lanzado en ese sentido una petición a nuestra dirección general de Aduanas porque hoy por hoy no podemos garantizar lo que exige la normativa europea”, añadió.
Por lo tanto, “más principio de precaución, más investigación independiente y más esfuerzo por cumplir las normas europeas en materia de trazabilidad”, son los tres elementos del pensamiento del nuevo Gobierno que hacen que la ministra se abstendrá cuando sea consultada sobre el maíz genéticamente modificado que fue objeto de una propuesta del propio gobierno español en la anterior legislatura, el NK 603.
“Creemos que se debe ser mucho más prudentes, dotarse de mayores medios desde el punto de vista de la investigación independiente y, sin ninguna duda, reforzar las condiciones para reforzar la trazabilidad”, consideró la ministra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *