El CNIO logra identificar el marcador genético en la mitad de los casos de leucemia aguda

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)
El Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) logra, en la actualidad, identificar el marcador genético en la mitad de los casos de leucemia aguda, lo que permite desarrollar tratamientos dirigidos a destruir de forma selectiva las células que contienen una alteración genética concreta o a reparar el material genética, según informó hoy esta institución.
Estos datos fueron presentados hoy en el marco de una jornada sobre genética molecular de leucemia mieloide aguda (LMA) y síndrome mielodisplásico SDM).
De esta forma, tal y como explica Juan Cruz Cigudosa, jefe de la Unidad de Citogenética del Programa de Biotecnología del CNIO, este tipo de leucemia “es en la actualidad un modelo genético perfecto para el el estudio del cáncer”. Así, el nivel de conocimiento adquirido ha permitido desarrollar tratamientos específicos contra la leucemia mieloide crónica y la leucemia promiolocítica.
Esta última leucemia es otro caso de referencia a la hora de identificar los marcadores genéticos del cáncer. Así, los expertos han conseguido reordenar el material genético al trasladarse una parte del cromosoma 15 al 17 y viceversa. Esta alteración provoca el bloqueo en la diferenciación celular.
En la actualidad, se están desarrollando fármacos específicos para otros marcadores genéticos ya indentificados, como es el caso de los que tienen como diana determinadas mutaciones (FLT3), cuya presencia determina que el paciente no responsa al tratamiento, y la sobre expresión de un gen (WT1), que indica la mala evolución de la enfermedad.
Por otra parte, los expertos abordaron en la jornada la investigación genética de este tipo de cáncer mediante la utilización de oncochip para determinar el perfil genético de los diferentes tipos de leucemias. No obstante, el problema es que el análisis con oncochip permite estudiar simultáneamente miles de genes y determinar qué alteraciones genéticas se sobreexpresan o se infraexpresan en una muestra de tumor, “pero no permite identificar posibles dianas génicas”, destaca Miguel Ángel Sánz, jefe del Servivio de Hematología del Hospital La Fe de Valencia.
Mientras tanto, los expertos están realizando análisis con oncochips en leucemias promielocíticas, para comprobar si esta enfermedad ofrece un perfil genético distinto al de otras leucemias y poder determinar si las diferencias de pronóstico están determinadas por la presencia de ciertas alteraciones genéticas.
ONCOCHIP GENÓMICO SUBTELOMÉRICO
Otra de las novedades presentada en la jornada se refiere a la fabricación por el CNIO del primer oncochip genómico, en colaboración con laboratorios de genética de ocho países europeos. La diferencia con los oncochip tradicionales es que permite realizar análisis a nivel cromosómico, una zona del genoma muy rica en genes.
Las alteraciones de estas regiones del genoma se han relacionado hasta la fecha con enfermedades congénitas, como el retraso mental y malformaciones, pero se desconoce su implicación en el cáncer. Los expertos esperan que su análisis aporte nuevos datos sobre el estudio genético del cáncer y la línea de investigación de farmacogenómica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *