UE.- El acuerdo entre la UE y EEUU reforzará la calidad de los servicios de navegación por satélite

El europeo Galileo y el norteamericano GPS serán compatibles
BRUSELAS, 23 (EUROPA PRESS)
La Unión Europea y los Estados Unidos firmarán el próximo 26 de junio en Dublín un acuerdo para hacer compatibles sus respectivos sistemas de navegación por satélite, el europeo Galileo y el norteamericano GPS, una iniciativa que “reforzará la calidad de la señal y su seguridad”, según destacó la vicepresidenta de la Comisión, Loyola de Palacio.
“La señal pública y gratuita de Galileo se emitirá en la misma banda que el GPS y será compatible, y esta redundancia de los dos sistemas va a dar mucha más calidad”, destacó de Palacio. Todos los usuarios que tengan un único receptor podrán recibir cualquiera de los dos sistemas o los dos conjuntamente, de manera que las señales en abierto de Galileo y de GPS se convertirán “de facto” en la norma mundial de radionavegación por satélite.
La calidad aumentará también por la duplicación del número de satélites, ya que a los 25 actuales de GPS se sumarán los 27 de Galileo, que deben estar operativos en el año 2008, y otros tres de repuesto. En el caso de que un sistema se cerrara por razones de seguridad, el otro seguirá estando operativo y los usuarios ni siquiera se darían cuenta, explicaron los técnicos de la Comisión.
Loyola de Palacio destacó que el acuerdo con los Estados Unidos satisface todos los intereses europeos, y al mismo tiempo ofrece garantías de seguridad a los norteamericanos, que habían denunciado una posible interferencia de Galileo en el código militar del GPS, sin reducir la calidad de la señal como éstos pretendían en un primer momento. Además, tanto los servicios en abierto de Galileo como la señal con máximo nivel de seguridad que se reserva a las autoridades públicas (PRS) podrán seguir mejorándose con los avances tecnológicos.
Por otro lado, las dos partes han acordado establecer grupos de trabajo permanentes para intercambiar información y asegurarse de que la compatibilidad entre los dos sistemas se mantenga en el futuro. Norteamericanos y europeos se comprometen a intercambiar información cuando vayan a cortar la señal por motivos de seguridad, por ejemplo si se comprueba que está siendo utilizada por organizaciones terroristas. En cualquier caso, la decisión final corresponderá a cada parte y en caso de una situación de crisis se intentará que el corte se limite a la región afectada.
OTROS ACUERDOS
La UE ya ha firmado acuerdos de cooperación referidos a Galileo con China, que se ha comprometido a invertir 200 millones de euros, y con India, que podría llegar a los 300 millones. Ahora mismo está en conversaciones con Israel, aunque en estos tres casos no se trata de buscar la compatibilidad entre sistemas, como ocurre con los Estados Unidos, sino de implicar a los países en el desarrollo tecnológico del proyecto, ya que por ejemplo los israelíes tienen unas tecnologías muy avanzadas en la navegación por satélite.
También se han iniciado contactos con algunos países latinoamericanos como México y Brasil, aunque aquí no se trataría de intervenir en la fabricación de los satélites sino buscar aplicaciones específicas de Galileo que puedan interesar a estos Estados. Todos estos países, al igual que los Estados Unidos, podrán acceder a la señal pública y gratiuita de Galileo, y también a las codificadas de pago para las tareas que necesiten más precisión y seguridad, pero quedarán fuera de la señal PRS que se reserva a los 25.
SISTEMA CIVIL
La Comisión Europea insiste en que la principal diferencia entre GPS y Galileo es que el segundo es un sistema exclusivamente civil, y de momento no se prevé una señal específica para uso militar como la que ofrecen los norteamericanos. La señal PRS podría utilizarse para operaciones de paz o acciones de cuerpos equivalentes a la Guardia Civil, pero no para operaciones militares.
En cualquier caso, la UE ha establecido un sistema de seguridad para evitar que la señal en abierto de Galileo pueda ser manipulada por organizaciones terroristas. Para ello se establecerá una autoridad supervisora que examinará el trabajo de los operadores privados que desarrollen los satélites. Además, se desarrollará un centro de crisis dirigido por el Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, que podrá dar instrucciones directas si se debe cortar la señal por una amenaza de seguridad, y que estará ligado a la OTAN.
“Se van cumpliendo los plazos y cada día estamos más cerca de poder disponer de las señales de posicionamiento por satélite gracias a un sistema distinto del actual GPS pero a la vez complementario e interoperativo”, destacó la comisaria De Palacio. En la actualidad, tres grandes consorcios compiten por el desarrollo del proyecto, y está previsto que la designación del ganador se decida el próximo mes de noviembre.
El primer satélite de prueba se lanzará a finales de 2005 y a continuación seguirán 4 satélites más para verificar la validez de las orbitas. A partir de ese momento, el concesionario financiará y lanzará la constelación completa de satélites en vista a una explotación comercial de los servicios, por ejemplo en la navegación aérea o marítima. Se prevé que en el año 2020, el mercado anual para la industria de navegación por satélite sea de 300.000 millones de euros, con 3.000 millones de receptores en uso. Al menos el 98 por ciento de estos receptores tendrán funcionalidades combinadas de Galileo y GPS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *