El Ejército dona al CSIC un radar con el que se estudiará el vuelo de murciélagos y aves migratorias

HUELVA, 23 (EUROPA PRESS)
El Ejército de Tierra donó hoy al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) un nuevo radar que se destinará al seguimiento detallado de los vuelos nocturnos de murciélagos y aves migratorias.
El nuevo radar, denominado Dirección de Tiro Superfledermaus, es el segundo dispositivo de este tipo donado por el Ejército al CSIC y se instalará en la Estación Biológica de Doñana (Huelva).
Con este sistema, los investigadores del CSIC analizarán especialmente una especie de murciélago llamada “nóctulo gigante”, que es el más grande de Europa, y que, según sospechan, durante una parte del año se alimenta de pequeñas aves migratorias que se desplazan desde Europa a Africa, según explicó a Europa Press el jefe del grupo de investigación sobre murciélagos del CSIC, Carlos Ibáñez.
Aunque existen indicios que permiten suponer que estas aves son capturadas en pleno vuelo, hasta ahora los científicos no habían logrado demostrarlo. Sin embargo, gracias a los radares cedidos por el Ejército de Tierra, los expertos podrán realizar un seguimiento detallado de los vuelos nocturnos de este tipo de murciélagos, así como de diversas aves migratorias.
Según apuntó Ibáñez, existe una colonia pequeña de este murciélago en Doñana, con unos 30 ejemplares, aunque a la zona se desplazan para cazar otros procedentes de zonas como Jerez o Sevilla, donde estos animales viven en grandes parques.
Ibáñez precisó que es una especie “muy rara” y que las únicas colonias que se conocen de cría son estas tres. Su principal problema de conservación es que necesitan para vivir árboles con agujeros o refugios y en éstos se suelen cortar porque transmiten enfermedades y plagas.
Así, apuntó que existe una investigación que se inició el pasado mes de diciembre en la que se estudian aspectos relacionados con las dietas, los desplazamientos y los refugios ya que “nos llama mucho la atención que tengan que venir desde tan lejos a cazar”.
REFUGIOS ARTIFICIALES
De este modo, explicó que se están viendo posibles refugios artificiales que sirvan a estos animales para “tratar de instalar una colonia en Doñana y que estén libres de los problemas que tienen en los parques de las ciudades, donde los árboles viejos también hay que cortarlos ya que pueden suponer un riesgo para las personas”.
En cuanto al otro radar que ya donó el Ejército de Tierra, indicó que es igual al cedido hoy y que con ello se podrá tener más material para trabajar en el futuro en el seguimiento de murciélagos y de aves migratorias.
Según explicó, se prevé que este primer radar se ponga en funcionamiento a lo largo del verano ya que se está trabajando junto a un grupo suizo para aplicar una tecnología específica para seguir las aves en las migraciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *