Medio Ambiente.- El número excesivo de presas amenaza los ecosistemas de los principales ríos del mundo

Según WWF, más del 60 por ciento de los mayores ríos del mundo tienen presas que incumplen las recomendaciones internacionales
GLAND (SUIZA), 22 (EUROPA PRESS)
El número excesivo de presas y diques en los cursos fluviales supone una amenaza para algunos de los mayores ríos del mundo y los ecosistemas de sus cuencas, según advirtió el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) en un informe publicado hoy.
Más del 60 por ciento de los 227 mayores ríos del planeta se han visto fragmentados por la construcción de presas, según el informe, que asegura que la responsabilidad corresponde en buena parte a los Gobiernos, que hacen caso omiso de las recomendaciones de la Comisión Mundial sobre Presas. Destaca como ejemplo el caso de China, el país del mundo con el mayor número de presas en construcción o en planificación.
Entre las 21 cuencas más importantes que encabezan la lista se incluyen las del Río de la Plata y del Amazonas, en América del Sur, así como la del río Yangtzé, en China, con 46 grandes presas planificadas o en construcción –incluida la represa de las Tres Gargantas, que será la más grande del mundo–, o las del Tigris y el Eufrates en Irak, el Danubio en Europa y el Tocantis de Brasil.
La instalación de presas en general tiene como objetivo la generación de energía eléctrica, la recogida de agua para sistemas de regadío y el control de los niveles de los cursos fluviales para evitar inundaciones. Sin embargo, según WWF, su construcción indiscriminada destruye humedales, atenta contra la fauna fluvial y fuerza el desplazamiento de decenas de millones de personas.
Como resultado de ello, los beneficios que aportan las presas se ven superados con frecuencia por sus perjuicios al medio ambiente y por sus impactos sociales. “Las presas son tanto una bendición como una maldición, los beneficios que aportan a veces suponen altos costes medioambientales y sociales”, afirmó el responsable sobre presas de WWF, Ute Collier, citado en el comunicado de la organización. “Los más afectados por las presas raramente se benefician de ellas”, añadió.
MALGASTO DE AGUA
Por ejemplo, buena parte del agua distribuida desde las presas se pierde, fundamentalmente, a causa de su ineficiente uso en los sistemas de irrigación agrícola, que globalmente malgastan alrededor de 1,5 trillones de litros de agua al año. Este malgasto, afirma WWF, equivale a diez veces el consumo de agua habitual en todo el continente africano.
Según la organización ecologista, las comunidades que viven río abajo de algunas de esas presas son las más perjudicadas por la perturbación del equilibrio ecológico que implica, por ejemplo, el empobrecimiento del agua dulce, privada de oxígeno y de nutrientes. Por ejemplo, en China podrían extinguirse varias especies en peligro, como el delfín del Yangtze y muchas aves acuáticas de este río, “si la indiscriminada construcción de presas sigue destruyendo a sus habitantes”.
Por ello, WWF urge a los responsables políticos y a los constructores de presas a que hagan del uso eficiente del agua una prioridad a la hora de aplicar las normas internacionalmente admitidas, como las incluidas en las recomendaciones de la Comisión Mundial sobre Presas o en la Directiva Marco sobre el Agua de la UE.
Asimismo, la organización reclama que las presas que se edifiquen reduzcan su impacto social, económico y medioambiental y que sólo se autoricen los nuevos proyectos si no hay mejores opciones. “Los proyectos de construcción de presas suelen prestar poca antención a los impactos acumulativos o a las alternativas” posibles, concluyó Ute Collier.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *