La aplicación de las células madre hará innecesarios los trasplantes en dos décadas, según el doctor Matesanz

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)
El doctor Rafael Matesanz, director del Centro Nacional de Trasplantes y Medicina Regenerativa, aseguró hoy que la aplicación terapéutica de las células madre, en el marco de la denominada Medicina Regenerativa, hará “innecesarios” los trasplantes en un par de décadas. “No es algo que vayamos a ver en dos días”, dijo.
Matesanz, también coordinador nacional de trasplantes, explicó el uso de las células madre constituye el “siguiente paso” al trasplante de órganos, ya que consiste en infundir unas células en el organismo para sustituir y reparar un órgano dañado.
A juicio de este especialista, esta posibilidad es actualmente “más que el sueño de una noche de verano”, porque ya se está aplicando en el campo de la ingeniería tisular, que trabaja en la regeneración de tejidos cutáneos en el caso de los grandes quemados. En concreto, frente a la tradicional alternativa de injertar piel de cadáveres, en España ya se están utilizando fragmentos sanos de la piel del propio paciente para cultivarlas y crear un nuevo tejido que posteriormente se reimplanta.
Para Matesanz, esto demuestra que estamos “en el inicio de una espléndida realidad”, basada en “enseñar a las células cómo tienen que diferenciarse en distintos tejidos”. No obstante, apostó por la prudencia porque los científicos todavía no saben “cómo explicarle a las células madre en qué tejidos se tienen que convertir” ni tampoco, una vez que han empezado a convertirse en otros tejidos, “cómo pararlas”.
“Si sin más infundiéramos células madre embrionarias en un paciente, esas células empezarían a proliferar dando lugar a efectos secundarios como la aparición de tumores y toda una serie de enfermedades. Todavía tenemos que investigar mucho. Estamos en los orígenes de algo que va a ser espectacular, que va a ser la Medicina del Siglo XXI, pero no lo tenemos ahí para pasado mañana”, dijo.
Acto seguido, el doctor Matensanz consideró, en declaraciones a Telecinco que recoge Europa Press, que hay que tener “prudencia”, y puso como ejemplo que, “siendo optimistas”, todavía tendrán que pasar entre un lustro y una década antes de disponer de terapéuticas basadas en células madre para regenerar células nerviosas.
En cuanto a la situación en España, señaló que hace tiempo que se puede trabajar con células madre adultas o procedentes del cordón umbilical, “y de hecho hay muchos grupos que están trabajando en enfermedades cardiacas y del Sistema Nervioso Central y periférico”.
EL “SALTO DE GIGANTE” DE ESPAÑA
En cuanto a las de origen embrionario, y aunque desde la modificación legislativa del pasado año se dan las condiciones legales para investigar “con material procedente de preembriones”, Matesanz recordó que falta por aprobarse un decreto que explique cómo hay que pedir el consentimiento a los padres, que el Gobierno “ha anunciado que estará listo en cuestión de meses”. A su juicio, y desde un punto de vista teórico, “de aquí a dos meses se podría investigar con material embrionario” en España.
Para el momento en que se pueda trabajar con ese material, Rafael Matensanz señala que España dispone de investigadores que ya han trabajado con células madre embrionarias en otros países, sin olvidar también la posibilidad de que “grandes investigadores”, como Juan Carlos Izpisúa, “regresen”. En su opinión, en el momento en que toda esta investigación se conecte con el sistema nacional de trasplantes España podrá dar “un salto de gigante” en relación con otros países.
Para Matesanz, se trata de una “oportunidad histórica” que puede aprovecharse sin necesidad de recursos “especialmente grandes” y siempre que se den los pasos adecuados, coordinando las actuaciones y contando con el sistema de trasplantes, a la cabeza del mundo desde hace 15 años, ya que la aplicación de las células madre en el fondo es un trasplante de células.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *