El astronauta Miguel López-Alegría asegura que hasta dentro de 25 años no se llegará a Marte

VALENCIA, 7 (EUROPA PRESS)
El astronauta de la NASA Miguel López-Alegría, que forma parte del jurado de los Premios Rey Jaime I, aseguró hoy en Valencia que “llegar a Marte costará alrededor de nueve meses, pero no podremos hacerlo antes de 25 años, puesto que tenemos que cambiar la propulsión y, además, aprender a almacenar y cultivar plantas y comida en el espacio que resistan unos viajes tan largos”, según informaron fuentes de la Fundación Premios “Rey Jaime I”.
López-Alegría afirmó que “la tecnología en sí ya está desarrollada” y añadió que “un paso importante fue la llegada a la Luna en los años sesenta. Pero ahora quedan algunos detalles prácticos”, apuntó.
En este sentido, señaló que “no sabemos lo que podremos encontrar en Marte. Hay agua en este planeta, eso sí es cierto”, por lo que, dijo, “es fácil que existan algunas muestras de vida como, por ejemplo, algunos fósiles”, indicó López-Alegría.
MEDIO AMBIENTE
Por su parte, el físico y Premio Nobel de Química en 1995 por su trabajo en química atmosférica, Mario Molina, aseguró que “el cambio en el medio ambiente es necesario” y apuntó que “es importante que la comunidad europea funcione como líder para proteger el medio ambiente y llevar un nivel de vida muy elevado”. Molina, miembro del jurado de los Premios Rey Jaime I, destacó que los avances en el cuidado de la capa de ozono son “un ejemplo de cómo resolver cuestiones medioambientales”. Así, señaló que, en estos momentos, existe un “proceso de recuperación de la capa de ozono gracias a que se empezaron a eliminar los productos industriales contaminantes que dañaban la capa”.
Por ello, insistió en que “se debe llegar a un consenso entre el medio ambiente y el desarrollo económico”, ya que, a su juicio, “puede haber progreso económico sin dañar, necesariamente, el medio ambiente”.
En este sentido, advirtió de que uno de los problemas del medio ambiente es la “equidad”, por lo que criticó que “algunos países se aprovechen de la oportunidad de generar productos más baratos a cambio de un mayor coste medioambiental”.
Respecto a la aplicación de la Agenda 21, Molina aseguró que “es necesario ofrecer más alternativas a aquellos municipios que no llevan a cabo este proyecto a pesar de estar suscritos”. Asimismo, afirmó que mcuhas veces “la dificultad es que si no hay alternativas, no pueden funcionar bien las cosas”.
Molina lamentó que los beneficios de la Agenda 21 no estén “muy difundidos”, por lo que son “desconocidos por gran parte de la población”. Por ello, dijo, “hay que seguir divulgando los beneficios que se adquieren de la aplicación de esta agenda, pero ya no sólo a los ciudadanos, sino también al Gobierno y a la industria”, afirmó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *