El martes se podrá observar el tránsito de Venus, fenómeno que no se repetirá en 113 años

Los expertos consideran imprescindible un telescopio con filtro certificado para ver el fenómeno sin riesgo para los ojos
MADRID, 6 (EUROPA PRESS)
El próximo martes se podrá observar el tránsito de Venus, un fenómeno astronómico que no será visible desde España hasta dentro de 113 años, el 11 de diciembre de 2117. El último ocurrió el 6 de diciembre de 1882. En la Península Ibérica, el Sol saldrá entre las 6:20 y las 7:04, dependiendo de la posición geográfica, mientras que el tránsito se inicia a las 7:20 horas y durará hasta las 13:25 horas. En Canarias, se podrá observar desde el amanecer hasta las 12:26 hora canaria.
El tránsito es el paso aparente de un planeta delante de la superficie del Sol, y para que se dé este fenómeno deben estar alineados el Sol, Venus y la Tierra. Desde nuestro planeta también se puede observar el tránsito de Mercurio. Las previsiones meteorológicas indican que para el martes podría haber cielos nubosos de evolución diurna, que permitirán la visión del tránsito.
El astrónomo Mario Tafaya del Observatorio Astronómico Nacional explicó a Europa Press que para poder ver el tránsito es imprescindible un telescopio con filtro certificado. “Es muy peligroso mirar al Sol directamente o utilizar negativos velados o gafas de sol, porque no bloquean la luz ultravioleta, y se pueden quemar los ojos”, advirtió.
Para poder ver sin riesgo el tránsito se recomienda un telescopio con filtro o bien proyectar la imagen del Sol en un papel, haciendo que la luz pase por unos prismáticos, o por un agujeros pequeño horadado en un papel o con un espejo plano. Pero nunca mirar al Sol directamente.
Se pueden dar tres tipos de pasos de un cuerpo celeste sobre otro, según sus tamaños relativos. En un tránsito, un cuerpo de menor tamaño cruza por delante de otro mayor; en un eclipse, los dos cuerpos son de tamaños parecidos; y en una ocultación, un cuerpo de mayor tamaño pasa por delante y tapa a otro de menor tamaño. Por este motivo, sólo los planetas interiores producen tránsitos sobre el Sol, y sólo la Luna eclipsa al Sol, mientras que todos los planetas pueden ser ocultados por el Sol o la Luna. Sin embargo, no existen tránsitos sobre la Luna, explica el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).
Tafaya explicó que el tránsito de Venus se utilizó en 1769 para determinar la distancia de la Tierra a Venus, comparando la diferencia de tiempo que tardaba en completar su paso por delante del Sol visto desde dos puntos de la Tierra.
Venus es el segundo planeta más próximo al Sol, del que se encuentra a un distancia media de 108 millones de kilómetros, algo más de dos tercios la distancia de la Tierra a nuestra estrella. Su tamaño es muy parecido al terrestre, con 12.100 kilómetros de diámetro, no teniendo achatamiento. También la masa y la densidad son parecidas a las terrestres. El año venusiano, un poco más corto que el terrestre, dura 225 días. Sin embargo, las diferencias empiezan cuando hablamos del día en Venus. El planeta tarda 243 días en dar una vuelta completa sobre sí mismo; el día de Venus es más largo que su año. Además, lo hace en sentido retrógrado, allí el Sol y todas las estrellas salen por el oeste y se ponen por el este. Eso si se viesen, porque la atmósfera de Venus es tremendamente densa y opaca; tanto, que no podemos ver su superficie, ni con los mejores telescopios ni con las sondas en órbita allí enviadas.
Su atmósfera está compuesta esencialmente de dióxido de carbono, aunque en las capas más altas aumentan las proporciones de oxígeno, nitrógeno y monóxido de carbono. También se encuentran en cantidades mucho menores dióxido de azufre y vapor de agua, que varían con la altura. Estos dos compuestos reaccionan y dan lugar a ácido sulfúrico, el cual produce lluvias corrosivas que modifican sustancialmente el paisaje. Ello también hace que el efecto invernadero sea intenso en Venus y se produzcan presiones de más de 90 atmósferas y temperatura muy elevadas de hasta 460 grados centígrados, más que en la superficie de Mercurio, que está más cerca del Sol.
Los vientos en la atmósfera de Venus son también extremos, con valores que aumentan con la altura: en la baja atmósfera se dan vientos de unos 30 kilómetros por hora, mientras que en la alta atmósfera alcanzan los 500 km/h, lo que provoca un rotación de la capa gaseosa 60 veces más rápida que el planeta sólido.
ACTIVIDADES
Con motivo de este tránsito, el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) ha preparado una campaña de observación y de divulgación del acontecimiento. Desde diversos telescopios ubicados en los dos observatorios canarios se va a observar el tránsito, y las imágenes se distribuirán en Internet a través del portal en http://www.iac.es/tv2004. Los telescopios DOT y SST, del Observatorio del Roque de los Muchachos, en Garafía (La Palma), y VTT y THEMIS, del Observatorio del Teide, en Izaña (Tenerife), así como el Departamento de Astrofísica de la Universidad de La Laguna, participarán en esta campaña. También, aficionados de la Agrupación Astronómica Isla de La Palma (AAP), desde el Observatorio del Roque de los Muchachos, contribuirán a la campaña con sus imágenes.
En colaboración con los Centros de Profesores (CEP) de La Palma, se ha preparado un campaña de divulgación que consiste en la explicación del fenómeno a los centros de educación de la Isla que lo soliciten. Estos grupos de alumnos, por turnos desde las 9:00 hasta las 12:30 a lo largo de toda la duración del tránsito en Canarias, recibirán en la sede de los CEP una charla explicativa del fenómeno junto con la retransmisión del tránsito. Finalizada esta explicación, se establecerá una ronda de preguntas por videoconferencia con astrofísicos del IAC.
Por su parte, el Museo de la Ciencia y el Cosmos, del Organismo Autónomo de Museos y Centros del Cabildo de Tenerife, conectará desde las 6:30 de la mañana (hora local) con el Museo Miramón de San Sebastián, desde donde se recibirán las imágenes del comienzo del tránsito, que desde Canarias no se podrá ver al no haber salido el Sol. Desde las 7:30 hasta las 11:30 de la mañana (hora local), el Museo ofrecerá también una observación directa del fenómeno con comentarios de científicos y conexiones con telescopios de distintos observatorios.
En el Planetario de Madrid se proyectarán a partir de las 7.00 horas en la cúpula las imágenes captadas con el telescopio situado en la torre de observación. Y desde las 8.00 horas se realizará una observación del tránsito a través de los telescopios situados en la explanada del Planetario.
El Observatorio Astronómico Nacional ha organizado para el martes entre las 7.20 y las 13.25 horas una observación pública a través de telescopios con filtros en la entrada de la Facultad de Ciencia Físicas de la Universidad Complutense de Madrid. Además, se retransmitirá en directo a través del web “www.ucm.es”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *