Un estudio de Aranzadi evidencia que tras la catástrofe del Prestige aumentó el fracaso reproductor de aves marinas

El éxito reproductivo del paíno europeo ha pasado del 65 al 12 por ciento, y en la actualidad pierde 88 de cada cien huevos
SAN SEBASTIAN, 4 (EUROPA PRESS)
Un estudio elaborado por la Sociedad de Ciencias Aranzadi evidencia que tras la marea negra provocada por el Prestige el “fracaso reproductor” de aves marinas de la costa vasca como el halcón peregrino y el paíño europeo se “incrementó significativamente”.
El trabajo fue presentado hoy en San Sebastián por sus autores, los biólogos Iñigo Zuberogoitia y Jon Etxezarreta, y el secretario general de Aranzadi, Juantxo Aguirre, quien indicó que el estudio ha sido puesto a disposición del Gobierno vasco para que, en su caso, lo utilice en las vías judiciales abiertas.
Aguirre señaló que ambos biólogos llevaban desde 1993 estudiando las poblaciones de halcones peregrinos y paíños europeos, lo cual les ha permitido comprobar el impacto de la marea negra, y obtener unos datos “únicos a nivel de la península” y de esta zona de Europa, que ya han sido enviados a revistas de “impacto europeo”. Según explicó, el estudio apunta a que las consecuencias del hundimiento del Prestige no han sido tan graves como parecía preverse.
Los autores del trabajo recordaron que en la primera fase de la marea negra murieron entre 115.000 y 230.000 aves marinas en toda la costa Cantábrica, entre ellas “numerosos ejemplares” de paíño europeo y aves rapaces como el halcón peregrino. Estas especies son consideradas como “bioindicadores, es decir, que son un reflejo de la salud medioambiental”. Por tanto, dijeron que el impacto sufrido por estas especies puede ser utilizado para inferir otras consecuencias en el ecosistema marino.
En el transcurso de las investigaciones llevadas a cabo, se ha comprobado que el “recambio poblacional” del halcón ha pasado de ser “normal” a ser de “crisis por la muerte de adultos”. Estos ejemplares están sufriendo un “gran fracaso reproductor”, puesto que, en 2003, fueron abandonados más nidos con huevos que en los siete años anteriores. Además, se observó que las hembras que habían realizado esas puestas desaparecieron poco después.
ESTERILIDAD
Los huevos presentaban concentraciones de hidrocarburos “más que suficientes para matar el embrión e, incluso, un solo huevo poseía suficiente concentración de hidrocarburos como para matar al adulto que lo había puesto”.
En 2004 estos investigadores no han visto ninguna recuperación, y piensan que en el futuro la afección será similar o peor. La sección de población adulta de halcones que mantenía estable “va a sufrir un gran impacto y se verá en los años venideros”. Además, es posible que los ejemplares nacidos tras la catástrofe sufran esterilidad y morbilidad.
Por otro lado, en Euskadi existen cinco lugares en los que habita el paíño europeo. El islote de Aketx (Bermeo) acogía entre 3.000 y 5.000 ejemplares antes del hundimiento del Prestige, tras el que se constató una “importante regresión que se ha situado en mínimos históricos”.
También en este caso se han detectado “graves consecuencias en la capacidad reproductora”, con la pérdida de 88 de cada cien nidos, lo que supone que se ha pasado del 65 al 12 por ciento del éxito reproductivo.
Los biólogos no entraron a valorar los efectos de la marea negra sobre la salud humana, aunque no descartaron que se esté viendo afectada. Etxezarreta dijo que en los seres humanos también están concentrado hidrocarburos, pero lo que pasa es que “el halcón pesa un kilo y nosotros 70”. Según dijo, “nosotros también estamos concentrando hidrocarburos”.
Zuberogoitia explicó que los pájaros marinos se alimentan de plancton, que acumula los hidrocarburos que pueden llegar a ser letales. Sin embargo, los peces no los acumulan, sino que los metabolizan y desaparecen de sus organismos, por lo que “cuando llega al humano se supone que están limpios”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *