Forum 2004.- El poder educativo de la televisión contra los ciclones

Los Meteorólogos alertan que somos cada vez más vulnerables a las catástrofes naturales
BARCELONA, 4 (EUROPA PRESS)
La ponencia del meteorólogo cubano José Rubiera, uno de los mayores expertos en ciclones tropicales, era la más esperada del día en la Conferencia Mundial de Meteorología en los Medios de Comunicación, que en su jornada de hoy en el Forum 2004 se centraba en las catástrofes provocadas por fenómenos meteorológicos. Una expectación que provenía no sólo de los conocimientos de Rubiera sobre fenómenos tan interesantes y enigmáticos como son los huracanes y los ciclones, sino por el carisma que caracteriza al popular hombre del tiempo de la televisión cubana.
El director del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología de Cuba explicó, ante una audiencia de más de 200 meteorólogos de todo el mundo, cómo se las arregla para informar y educar a la población cubana sobre el peligro de los ciclones sin provocar alarmismo.
Un curso televisado de 42 sesiones sobre “Climatología y meteorología”, retransmitido por el canal educativo de la televisión cubana, fue una pieza clave en la política de sensibilización social hacia estos fenómenos que puso en marcha Rubiera. Unos conocimientos sociales indispensable en un país que desde 1995 atraviesa “el periodo más activo de ciclones de la historia”.
La actividad ciclónica en el Caribe, que sufrió un periodo de total inactividad entre 1964 y 1994, es desde hace nueve años “2,5 veces más grande que en cualquier otro periodo conocido” por los científicos. A esta señal de alarma se le añade el extraño caso de Brasil, que jamás en su historia había sufrido un huracán hasta finales de marzo de este mismo año.
“Desde siempre han existido ciclones en todas las zonas tropicales del mundo -de la Polinesia al Caribe, pasando por Madagascar–, pero la costa de Brasil nunca había padecido más que tormentas tropicales fuertes”, señaló, ante la evidencia de que algo está cambiando en la climatología mundial.
Esta situación hace más urgente si cabe la labor de los medios de comunicación a la hora de transmitir avisos y alarmas de emergencia por ciclones en los países tropicales, un sistema del que Cuba puede dar ejemplo. De hecho, el programa de Rubiera es de los más seguidos en la isla y los espectadores ya conocen las consignas implícitas: “si hago el programa desde el estudio significa que no hay problemas, pero cuando la conexión es desde el centro de pronósticos la población entiende que el peligro es inmediato”.
Experiencias de este tipo son las que han venido a buscar los más de 200 meteorólogos de 40 países que participan en la conferencia. Métodos para hacer más asequible y comprensible la información meteorológica a la población son muy importantes en épocas como la actual, en las que “somos cada vez más vulnerables a las catástrofes naturales”, según el experto de la Secretaría de Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres de Naciones Unidas, Reid Basher.
Desde los años 80, las tormentas han provocado 13.700 catástrofes y han causado 784.000 muertos y se pronostica un incremento de estas tormentas en el futuro, según los expertos. Sin embargo, según Basher, los políticos son “aún muy poco sensibles ante las catástrofes naturales” y no ponen los recursos suficientes para prepararse ante ellas.
Destacando que una catástrofe no es sólo producida por el fenómeno meteorológico en sino por la capacidad de la sociedad de hacerle frente o no, Basher aseguró que el actual desarrollo económico y social se basa en parámetros no sostenibles medioambientalmente, lo cual dificulta esta capacidad de respuesta.
Para muestra, datos concretos: las pérdidas económicas por catástrofes naturales en 2003, unos 60.000 millones de dólares, fueron equivalentes al total de ayuda al desarrollo invertido ese año por los países ricos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *