UE.- La organización ecologista Oceana denuncia los daños que provocan los barcos de arrastre a los ecosistemas marinos

BRUSELAS, 2 (EUROPA PRESS)
La organización ecologista Oceana presentó hoy un informe donde alertó de la amenaza que suponen los barcos de pesca de arrastre y los graves daños medioambientales que provocan a los ecosistemas marinos, que pueden tardar “siglos” en recuperarse.
Coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente que se celebrará el próximo sábado 5 de junio, Oceana presenta esta semana una serie de informes sobre los daños medioambientales que se producen en mares y océanos, que abarcan cuatro áreas principales: los ecosistemas de más mil de años, las especies de la industria pescadera, las pérdidas comerciales y las especies en peligro que deben protegerse.
Según el secretario general del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIEM), David Griffith, “arrastrar una pesada red sobre un arrecife de coral de aguas profundas es similar a conducir un buldózer por una reserva natural”.
Los datos publicados hoy aseguran que en las pesquerías del Golfo de Vizcaya y del Canal de la Mancha los arrastreros pelágicos de Reino Unido, Francia y Países Bajos capturan 3,8 delfines por cada 100 lances, mientras que en el mar Céltico la cifra es aún superior (4,8).
Además, se ha comprobado, en opinión de la organización ecologista, que los arrastreros en fondos coralígenos reducen la biomasa marina, que en zonas vírgenes es un 106 por ciento mayor que en aquellas donde faenan arrastreros.
Oceana denunció hoy esta situación porque las especies que forman los arrecifes suelen ser de crecimiento muy lento (no más de un milímetro por año) y su antigúedad puede ser de más de 8.000 años (como se ha comprobado en arrecifes de corales de profundidad o en comunidades de algas pétreas). En algunas comunidades dañadas no se ha experimentado ningún signo de recuperación en los cuatro años posteriores al daño causado.
Otros fondos marinos importantes son los creados por fanerógamas marinas, bosques de algas pardas (laminarias), arrecifes de gusanos poliquetos y moluscos vermétidos o las comunidades de coralígeno, dominadas por gorgonias, corales, falsos corales, esponjas arborescentes, entre otros,que se distribuyen por toda Europa, desde el Ártico hasta el Mediterráneo. Muchos de ellos carecen de protección.
Así, se ha constatado la desaparición de arrecifes de poliquetos en el mar de Wadden y en el noreste del Atlántico, en zonas de Alemania y Reino Unido. Además, han desaparecido también entre el 30 y el 50 por ciento de los arrecifes de coral de aguas noruegas, del noroeste de Escocia y de Irlanda como consecuencia de la utilización de los arrastreros.
Por este motivo, la ONU dedicará este año el Día Mundial del Medio Ambiente a concienciar a la población sobre la necesidad de conservar los mares y océano bajo el lema “Se buscan. Mares y Océanos. Vivos o Muertos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *