Sondeos mundiales de salud mental de la OMS identifican una alta prevalencia de desórdenes mentales no tratados

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)
La redistribución de recursos disminuiría notablemente el problema de la necesidad no abordada de tratamiento de los problemas de salud mental, entre los serios casos detectados en los países desarrollados y en desarrollo.
Así lo indican las conclusiones de los Sondeos Mundiales de Salud Mental (World Mental Health Surveys) de la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicados en la última edición del “Journal of the American Medical Association” (JAMA). Investigadores de Harvard Medical School (EE.UU.), participantes en el estudio, presentaron hoy los nuevos hallazgos en rueda de prensa en el National Press Club en Washington D.C. (EE.UU.).
Los autores de este trabajo analizaron datos de 60.463 entrevistas personales a domicilio con personas adultas en 14 países, entre ellos España, para estimar la prevalencia, gravedad y tratamiento de las afecciones mentales.
Los sondeos se realizaron entre el 2001 y el 2003 en América (Colombia, México y Estados Unidos), Europa (Alemania, Bélgica, España, Francia, Holanda, Italia y Ucrania), Asia (Líbano, Japón y Beijing y Shangai, dentro de la República Popular China) y África (Nigeria). Los resultados para España serán presentados mañana en rueda de prensa en Barcelona.
En el estudio se utilizó la clasificación de países menos desarrollados emitida por el Banco Mundial en relación con seis de estos países: China, Colombia, Líbano, Méjico, Nigeria y Ucrania. Se observó que la probabilidad de que se hubiera dado un trastorno mental en el año anterior variaba ampliamente de un 4,3% en Shangai a un 26,4% en Estados Unidos. Entre un 33,1% de los casos en Colombia y un 80,9% de los casos en Nigeria eran cuadros de alteraciones mentales leves.
Los trastornos graves se relacionaban con una notable discapacidad de roles (imposibilidad de llevar a cabo las actividades habituales). Pese a que la gravedad de los trastornos se correlacionaba con la disponibilidad de tratamientos en casi todos los países, entre un 35,5% y un 50,3% de los casos serios en los países desarrollados y entre un 76,3% y un 85,4% de estos casos en los países clasificados como menos desarrollados, no recibieron tratamiento en los doce meses anteriores a la entrevista de este trabajo.
“Debido a la alta prevalencia de casos leves o por debajo del umbral (personas que ha recibido tratamiento pese a no reunir todos los criterios para considerarse cuadro de trastorno mental), el número de aquellos que recibieron tratamiento excede al número de casos serios no tratados en cada país”, indican los investigadores.
“El hecho de que muchas personas estén siendo tratadas sin que exista una necesidad demostrada mientras que trastornos serios se están pasando por alto muestra que hay una necesidad no abordada de tratamiento de casos serios, que no es solo una cuestión de recursos de tratamiento limitados, sino que hay también una distribución errónea de los recursos”, agregan.
“Una intervención a tiempo evita la progresión de la enfermedad, un tratamiento a tiempo puede ser realmente rentable, pero es difícil actuar sobre esta base porque se carece de buena información sobre las características de los casos leves que predicen el riesgo de progresión a afecciones más serias, o acerca de la eficacia de las intervenciones para los casos leves a la hora de evitar esta progresión. Es necesario un nuevo enfoque sobre el desarrollo y evaluación de los programas de prevención secundarios para el tratamiento a tiempo de los casos leves, a fin de guiar la racionalización de la distribución de los recursos de tratamiento?, concluyen los especialistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *