Medicina

Material sintético para revitalizar cuerdas vocales dañadas


Zeitels ya estaba empezando a desarrollar un nuevo tipo de material que dentro de no mucho tiempo podría ser implantado en cuerdas vocales con cicatrices para restaurar su funcionamiento normal. En 2002, reclutó para su proyecto a Robert Langer, experto en desarrollo de polímeros para aplicaciones biomédicas, del MIT.

El equipo dirigido por Langer y Zeitels, y que incluye a Sandeep Karajanagi, ha culminado finalmente el desarrollo de un gel hecho de polímero. El gel, que imita los rasgos fundamentales de las cuerdas vocales humanas, podría ayudar a millones de personas con afecciones en la voz, no sólo a cantantes como Andrews y Steven Tyler, otro paciente de Zeitels.

Cerca de un 6 por ciento de la población en países como Estados Unidos tiene algún tipo de afección en la voz, y en la mayoría de los casos hay cicatrices en las cuerdas vocales.

Otras personas que podrían beneficiarse son aquellas cuya voz está afectada por el uso excesivo, como los maestros de escuela.

Cuerdas vocales dañadas
Un gel reproduce las vibraciones de las cuerdas vocales humanas. (Foto: MIT/MGH)
El equipo optó por polietileno glicol (PEG) como material de partida, en parte debido a que ya se usa en muchos dispositivos médicos y fármacos aprobados por la FDA (Administración estadounidense de Alimentos y Fármacos).

Al alterar la estructura y los enlaces de las moléculas de PEG, los investigadores pueden controlar la viscoelasticidad del material. En este caso, querían crear una sustancia con la misma viscoelasticidad que las cuerdas vocales de una persona. La viscoelasticidad es fundamental para la producción de voz, ya que permite que las cuerdas vocales vibren cuando se expulsa aire mediante los pulmones.

Para usarlo en las cuerdas vocales, los investigadores crearon y revisaron diversas variedades de PEG y seleccionaron una con la viscoelasticidad apropiada, a la que llamaron PEG30. En las pruebas de laboratorio, el equipo de investigación demostró que la vibración provocada por la corriente de aire en un modelo de cuerdas vocales de PEG30 es muy similar a la observada en las cuerdas vocales humanas auténticas. Las pruebas también indican que el PEG30 puede restaurar la vibración de cuerdas vocales rígidas que no vibran, como las existentes en pacientes humanos con cicatrices en ellas.

Bajo las directrices de la FDA, el gel deberá ser clasificado como dispositivo médico inyectable, más que como un fármaco. Si se aprueba su uso en seres humanos, es probable que el gel tenga que ser inyectado al menos una vez cada seis meses, ya que con el tiempo se descompone.

Los investigadores esperan realizar un ensayo con una decena de pacientes humanos el próximo año.





Hay 2 comentarios
Adelis Vielma – Venezuela
07/09/11 - 13:31
Tema: Material sintetico para revitalizar cuerdas vocales dañadas

Excelente artículo, una vez más demostramos los avances tecnológicos que ayudan a mejorar nuestra calidad de vida, el cual beneficiará a un gran número de personas y también se pone al descubierto la versatilidad en cuanto a la utilidad de los materiales polímericos en el campo médico y sus propiedades.

j.ignacio villa g – Bello. Ant. COLOMBIA
06/09/11 - 18:10
Tema: MATARIAL SINTTICO PARA REVITALIZAR CUERDAS VOCALES DAADAS

Una gran informaqcin valosa desde el punto de vista cientfico y de gran utilidad para personas con daos o afecciones en sus cuerdas vocales. Gracias por la informacin

Deje un comentario



?
? ?


Más artículos
Capacidad visual humana
Asociación de vocales
Detectar mentiras en la cara
Efectos gratificantes de la comida y la cocaína
Apetencia por la sal
Regulación de la presión arterial
Consumo de sal para bajar la tensión arterial
Aprendizaje a los 16 meses de edad
Pérdida auditiva por ser fumador pasivo
Síntomas del Alzheimer
Borrar recuerdos indeseables
Percibir la belleza en el arte
Simular el cerebro humano
Controlar células mediante luz
Percepción de los bebés
Declive mental por traumatismo craneoencefálico
Cuerdas vocales dañadas
Egoísmo y autoengaño
Evitar la mala memoria
Envejecimiento del cerebro humano