Medicina

Afrontar lo que nos angustia o evitar pensar en ello, dos estrategias para capear los malos momentos


Las emociones desagradables son útiles. Por ejemplo, el miedo le dice a nuestro cuerpo que se prepare para huir o luchar en una situación peligrosa. Pero las emociones negativas también pueden convertirse en un problema para, por ejemplo, las personas que padecen de depresión y no pueden sacar de su mente los pensamientos negativos. Afortunadamente, nuestras emociones se pueden ajustar de diversas maneras.

Gal Sheppes, Gaurav Suri y James J. Gross de la Universidad de Stanford, y Susanne Scheibe de la Universidad de Groningen, han estudiado esas dos vías fundamentales que las personas utilizamos para modular nuestras emociones: la distracción o bien la reevaluación de la situación.

Por ejemplo, si estamos en la sala de espera de una clínica dental, podemos distraernos del momento desagradable que nos espera, mediante la lectura de una revista sobre un tema totalmente desconectado, y así evitar pensar en la intervención.

La otra estrategia es afrontar la situación y aceptarla, por ejemplo, pensando que a cambio de ese mal rato que se avecina, desaparecerá el problema que nos ha traído aquí, y que hemos pasado por situaciones peores.

En muchos estudios previos se instaba a las personas a usar diferentes estrategias para afrontar las cosas que les angustiaban, y se comprobaba qué efecto tenía cada una.

En el nuevo estudio, los investigadores quisieron comprobar qué estrategias las personas elegían por sí mismas al enfrentarse a situaciones negativas de intensidad leve y fuerte.

Y han constatado que cuando la emoción negativa era de baja intensidad, los participantes preferían reevaluar la situación causante, pensar en el problema y decirse a sí mismos que no era algo tan malo. Pero cuando aparecían las emociones de alta intensidad, preferían distraerse para no pensar en la situación causante.

Es útil saber qué estrategias eligen las personas psicológicamente sanas para regular sus emociones en diferentes contextos. Este conocimiento puede servir para diseñar mejores tratamientos destinados a las personas con trastornos de depresión y ansiedad, ya que, al parecer, el estado de estas personas podría deberse en parte a dificultades para modular sus emociones con flexibilidad ante las diferentes situaciones que les toca vivir en su vida cotidiana.





Todavía no hay comentarios

Deje un comentario



?
? ?


Más artículos
Aprendizaje de las matemáticas
Precalentamiento corto para los ciclistas
Cómo reconocemos rostros
Punto débil del virus del SIDA
Mejor estado cerebral para recordar cosas
Balanceo suave que relaja y adormece
Discos intervertebrales
Riesgo de sufrir un derrame cerebral
Memorizar rostros de personas
Emociones negativas
Compartir historias con los demás
Dificultades de memorización
Diagnósticos mediante ultrasonidos
Jugo de remolacha para ciclistas
Propensión a padecer autismo
Metabolismo del tabaco
Capear los malos momentos
Hormonas femeninas ante ciertas enfermedades
Conciencia de los monos
Tabaco sin miedo