Medicina

Primer mapa sobre la incidencia de la tuberculosis en Europa


(NC&T/U. Barcelona) Éstas son algunas conclusiones del artículo publicado por los profesores Martín Ríos y Toni Monleón-Getino (Departamento de Estadística UB) en el European Journal of Epidemiology, una de las revistas científicas con más impacto en epidemiología.

Cada año se publican informes sobre la incidencia de la tuberculosis en Europa pero éste es el primer estudio que muestra de forma gráfica las diferencias en la incidencia y la evolución de la enfermedad en 52 países y regiones de la región europea OMS de 1980 al 2006. Para hacer el estudio, los autores analizan un total de 23 variables por cada país declarante, de acuerdo con el registro del WHO Statistical Information System (WHOSIS), una base de datos mundial de los 193 estados miembro de la OMS.

Éste es el estudio estadístico más resumido y con menos pérdida de información que hay sobre la incidencia y la evolución de la tuberculosis en estos países, explica el profesor Martín Ríos. "En el estudio -continúa- utilizamos, entre otras metodologías, el análisis de componentes principales, una técnica multivariante clásica en estadística pero no muy utilizada en epidemiología. Eso nos da una visión de conjunto para resumir gráficamente en un mapa la evolución de la enfermedad en 52 países a lo largo de 27 años. Trabajamos, además, con las tasas de incidencia relativa de la tuberculosis por cada 10.000 habitantes, es decir, en relación en la población total, y eso nos permite comparar poblaciones entre sí de una manera más homogénea". El análisis de componentes principales, una técnica estadística de síntesis de la información, permite reducir el número de variables del sistema perdiendo el mínimo de información posible.

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis, el famoso bacilo de Koch, descubierto por el bacteriólogo alemán Robert Koch, Premio Nobel de Medicina en 1905. Cada segundo hay un nuevo contagio de tuberculosis en el mundo y una tercera parte de la población mundial está infectada por la bacteria, aunque sólo el 5-10% de los infectados desarrollan la enfermedad o bien son contagiosos. Son las grandes ciudades las que concentran la mayoría de casos de tuberculosis. Según Toni Monleón-Getino, "la tuberculosis es una enfermedad social que refleja las bolsas de pobreza y marginación, los movimientos migratorios y el efecto de las guerras. Con la crisis económica, a partir de ahora es de esperar que la tuberculosis aumente por la asociación de la enfermedad con las drogas, sobre todo la heroína, y el VIH; el flujo migratorio, y finalmente, la aparición de cepas de bacterias multirresistentes".

Los países con más incidencia de tuberculosis, según el estudio, son Kazajistán, Bosnia y Herzegovina, Rumania y Kyrgyzstan, además del área de la antigua Unión Soviética, la ex-Yugoslavia, algunos países del antiguo bloque del Este, Turquía y Portugal (que muestra los peores valores de la Europa del Oeste). La incidencia más baja se da en el Mediterráneo Este, Escandinavia, Groenlandia, y en especial, en Israel. El nivel económico -comentan los expertos- no es el factor determinante. Los estados más ricos no son los mejor situados en el mapa: las tasas de incidencia relativa de tuberculosis son buenos índices indicadores de la cobertura sanitaria y de la marginalidad de un país, más que de su riqueza.

Con respecto a España, el país no está muy bien situado en este mapa europeo de la tuberculosis: en concreto, la situación real es peor de lo que sería esperable por la cobertura sanitaria actual. Según el Centro Nacional de Epidemiología, en el 2007 se produjeron en España 5.795 casos de tuberculosis, sólo 56 casos menos que el 2006. Además, a pesar de ser una enfermedad de declaración obligatoria, se piensa que un 30% de los casos de tuberculosis no se diagnostican nunca. La incidencia de la tuberculosis en España, según Ríos y Monleón-Getino, aumentó en la segunda mitad de los 80 e inicios de los 90, observándose una ligera disminución en los últimos años, a raíz de los cambios sociales en los perfiles de consumo de drogas, en especial por el descenso de consumo de la heroína.

Hasta hace 50 años, no había fármacos para tratar la tuberculosis. En la actualidad, la incidencia de la tuberculosis multirresistente, especialmente alta en países de la antigua Unión Soviética, amenaza las estrategias de control de la enfermedad, como la estrategia "StopTB" de la OMS, que desde el 2005 ha tratado más de 26 millones de pacientes en todo el mundo. Sin embargo, los expertos de la UB, autores de otros estudios de epidemiología de enfermedades infecciosas (salmonelosis, meningitis, etc.) y sobre asma infantil, alertan también de la tendencia global de la tuberculosis a aumentar durante los próximos años y a escala mundial. "En el mundo actual, en temas de salud, ya no hay fronteras y ningún país está aislado", concluye Toni Monleón-Getino.





Todavía no hay comentarios

Deje un comentario



?
? ?


Más artículos
Informática para personas con autismo
Investigación del Alzheimer
Conexiones del cerebro humano
Volumen de comida en las dietas
ADN y tumores cerebrales
Tratar el cáncer de mama
Bloqueo de arterias
Tuberculosis en Europa
Células del melanoma
Cerebro de personas bilingües
Temperamento de niños pequeños
Células sanguíneas
Marcadores de la enfermedad de Alzheimer
Tumores cerebrales
Miedo en el cerebro
Máquina para leer el pensamiento
Capacidad lectora en personas
Movimiento tridimensional
Cirugía plástica
Uso de lejía