Medicina

El cerebro humano empieza a procesar sonidos de palabras antes de ser completadas


(NC&T) Teorías anteriores han propuesto que los oyentes sólo pueden mantener el ritmo rápido del lenguaje hablado (alrededor de 5 sílabas por segundo) mediante la estrategia de aventurar a modo de abanico de posibilidades un subconjunto pequeño de todas las palabras conocidas por el oyente. Este subconjunto consta de todas las palabras recordadas en ese momento que empiecen con los mismos sonidos que ha escuchado, y esta anticipación hace que la tarea de entender la palabra específica resulte más eficaz que si la persona tuviera que esperar hasta oír el último sonido de cada palabra.

Sin embargo, hasta ahora, los investigadores no tenían forma de saber si el cerebro también consideraba los significados de estas posibles palabras. En este nuevo estudio se ha conseguido por primera vez, utilizando un escáner de fMRI, ver esta actividad de fracciones de segundo en el cerebro.

El estudio fue realizado por Kathleen Pirog Revill (antes en la Universidad de Rochester y ahora en el Georgia Tech) y tres expertos del Departamento del Cerebro y Ciencias Cognoscitivas de la Universidad de Rochester.

Para poner a prueba ese hipotético mecanismo cerebral del modo más riguroso posible, los investigadores tuvieron que inventar palabras con las sílabas y sonoridades idóneas.

Con Richard Aslin y Daphne Bavelier, Pirog Revill se concentró en una diminuta parte del cerebro llamada "V5" de la que se sabe que se activa cuando una persona ve un movimiento. La idea era enseñar a los voluntarios que participaron como sujetos del estudio un juego de palabras inventadas, algunas de las cuales significaban "movimiento", y entonces observar si el área V5 se activaba cuando el sujeto oía palabras que parecían similares a las que significaban "movimiento".

Una pantalla en la que aparecían figuras completaba el escenario de experimentación.

Entre las palabras inventadas por los investigadores, figuraban algunos verbos. Por ejemplo, "biduko" significaba "la forma se moverá por la pantalla", mientras que "biduka", significaba que la forma simplemente cambiaría de color.

Después de que varios estudiantes aprendieron bastante bien las nuevas palabras, el equipo los puso a prueba mientras permanecían en un escáner de fMRI. Los estudiantes veían una de las formas en un monitor y oían la palabra "biduko", o "biduka". Aunque sólo una de ellas significaba movimiento, el área V5 del cerebro se activaba para ambas, aunque menos para la palabra que significaba el color que para la palabra que significaba el movimiento. La presencia de esa activación innecesaria para la palabra que significaba el color demuestra que el cerebro, durante una fracción de segundo, consideró la posibilidad de que la palabra aún incompleta resultase ser "biduko", y tuvo en cuenta su significado.





Todavía no hay comentarios

Deje un comentario



?
? ?


Más artículos
Mirada y contacto social entre personas
Olor del cáncer de piel
Dopamina en el cerebro humano
Revelar nuestra edad biológica
Niños aborígenes australianos
Nanocargueros para liberar fármacos
Mecanismo psicológico del tabaquismo
Primeras palabras que aprenden los bebés
Aprendizaje subliminal
Reconocimiento de objetos por las neuronas
Sistema de navegación del cerebro humano
Extrapolación de experiencias
Parásito de la malaria
Palabras hirientes
Reconocimiento exacto de tonos
Conducta humana en mundos virtuales
Afinidades políticas y rasgos fisiológicos
Procesar sonidos de palabras
Terapia genética contra ceguera
Psicólogo virtual