Medicina

El entrenamiento sí puede incrementar en algunos aspectos la inteligencia


(NC&T) Pero una nueva investigación dirigida por los expertos suizos Susanne M. Jaeggi y Martin Buschkuehl, trabajando en la Universidad de Michigan en Ann Arbor, sugiere que al menos un aspecto del coeficiente intelectual de las personas puede ser mejorado por medio del entrenamiento de un cierto tipo de memoria.

La mayoría de los tests de coeficiente intelectual están diseñados para tratar de medir dos tipos de inteligencia: la cristalizada y la fluida. La inteligencia cristalizada es la basada en las habilidades existentes, el conocimiento adquirido y las experiencias vividas, para resolver problemas accediendo a información de la memoria a largo plazo.

La inteligencia fluida, por otro lado, se basa en la habilidad de comprender las relaciones entre varios conceptos, independientemente de cualquier conocimiento o habilidad previos, para resolver nuevos problemas. La investigación muestra que esta parte de la inteligencia puede ser mejorada a través del entrenamiento de la memoria. Nuestro cerebro es más moldeable de lo que podríamos pensar.

Jaeggi, Buschkuehl y Walter Perrig, de la Universidad de Berna, en Suiza, junto a Jon Jonides, de la Universidad de Michigan, razonaron que, ya que la inteligencia cristalizada depende de la memoria a largo plazo, la inteligencia fluida debería depender de la memoria a corto plazo, o "memoria de trabajo". Se trata del mismo tipo de memoria que empleamos para recordar un número telefónico o una dirección de correo electrónico durante un corto tiempo, pero más allá de esto, el término "memoria de trabajo" se refiere a la habilidad de manipular y usar la información almacenada brevemente en la mente, lidiando con los factores de distracción.

Entrenamiento para aumentar la inteligencia
La inteligencia fluida se basa en la habilidad de comprender las relaciones entre varios conceptos, independientemente de cualquier conocimiento o habilidad previos, para resolver nuevos problemas. (Foto: © 2008 Jupiter Images Corporation)
Los investigadores reclutaron cuatro grupos de voluntarios y entrenaron sus memorias de trabajo empleando tareas complejas de entrenamiento que presentaban tanto detalles visuales como auditivos que los participantes tenían que almacenar temporalmente y recordar.

Los participantes recibieron el entrenamiento durante una sesión de media hora una vez al día durante un periodo de 8, 12, 17 ó 19 días. Para cada uno de estos períodos de entrenamiento, los investigadores comprobaron el incremento en inteligencia fluida logrado por los participantes. Compararon los resultados con los de los grupos de control para asegurarse de que los voluntarios mejoraban su inteligencia fluida, y no sólo sus habilidades para completar los tests.

Los resultados fueron sorprendentes. Los grupos entrenados mejoraron considerablemente más que los grupos de control. Además, cuanto mayor era el tiempo de entrenamiento, mayor era ese aumento de inteligencia.

Dado que no se sabe si las mejorías en la inteligencia fluida se mantienen después de que cesa el entrenamiento, los investigadores en la actualidad están midiendo los aumentos a largo plazo en la inteligencia fluida, tanto mediante pruebas de laboratorio como con trabajo de campo a largo plazo.




Más artículos
Palabras en el cerebro humano
Regeneración de cartílago
Procesos neuronales de las estrategias sociales
Entrenamiento para aumentar la inteligencia
Células de tumores sólidos
Mecanismo neuronal
Evolución de los vertebrados
Análisis de saliva
Reacción al sonido
Obesidad y bacterias intestinales
Láser para combatir el cáncer
Factor genético y voto
Grasa en las mejillas
Implante neuronal
Factor crucial en el mal de Alzheimer
Escasez de vitamina D
Microchip para visión artificial en humanos
Sentimientos contradictorios
Personalidad e idioma
Acento y derrame cerebral