Medicina

¿Cómo responde el cerebro a los sabores placenteros?


(NC&T/U.Michigan) Un nuevo estudio de la Universidad de Michigan, U-M, arroja nueva evidencia de lo que sucede en el cerebro cuando probamos algo que nos gusta, o desarrollamos gusto por un alimento que anteriormente detestábamos.

Aunque este estudio utilizó ratas y no seres humanos, tiene consecuencias directas en la comprensión sobre la manera en que percibimos el placer y las razones por las que algunas personas desarrollan problemas como el abuso de drogas, depresión o anorexia, que dejan fuera de equilibrio la zona de las respuestas al placer.

En la edición de Noviembre de la revista Neurophysiology, investigadores de neurociencias y psicólogos de la U-M informan sobre los descubrimientos tras una observación directa en el área del cerebro conocida como pálido ventral. Ubicada en la zona profunda del cerebro, es una especie de central de tráfico para señales de distintas áreas del cerebro, que procesan los sabores y las sensaciones de placer.

Los investigadores siguieron la actividad de células cerebrales mientras las ratas recibían agua, agua salada y agua azucarada directamente en la boca. También registraron cómo se comportaban las ratas mientras probaban los distintos preparados, incluyendo las señales de que les había gustado o disgustado el sabor. Asimismo, repitieron las pruebas cuando las ratas fueron tratadas con drogas que redujeron de manera importante los niveles de sal en sus cuerpos.

Inicialmente, las ratas se comportaron de manera negativa tras probar un preparado con un fuerte contenido de sal, al compararse esta reacción con la que tuvieron al recibir agua o agua azucarada. Su actividad cerebral en la zona del pálido ventral fue también mucho menor en respuesta al agua con sal.

Sin embargo, cuando los investigadores colocaron a las ratas en un estado de privación de sal, utilizando una combinación de dieta y de hormonas que causan la eliminación de esta sustancia, el cuadro cambió. De pronto, la actividad cerebral al recibir el agua con sal aumentó a los mismos niveles que tenía antes cuando recibía el agua azucarada. El efecto duró hasta que la sal en los organismos de las ratas volvió a sus niveles normales, pero este efecto pronto se agotó.

"Transformamos algo que no era placentero en algo que de pronto cambió y cuando lo hicimos, las neuronas que estábamos estudiando, intercambiaron su respuesta", dice J. Wayne Aldridge, un investigador adjunto del Departamento de Neurología de la Escuela de Medicina de la U-M. "El placer ha sido tradicionalmente uno de los problemas más difíciles de medir para la neurociencia, pero estos resultados acentúan la manera en que es representado en la actividad cerebral".

En una editorial que acompaña al estudio, los investigadores de la Universidad de North Carolina, Robert Wheeler y Regina Carelli califican la investigación de "elegante" y sus resultados como un "avance profundo" hacia la comprensión sobre la naturaleza del placer en sí, más que en los comportamientos y acciones que desencadena.

Aldridge colaboró en el estudio con el antiguo estudiante de posgrado de la U-M Amy Tindell, y Kent Berridge, profesor en el Departamento de Psicología en la Escuela de Literatura Ciencias y Artes.

"Estos resultados revelan un tipo de código cerebral Morse para el placer", dice Berridge. "Cuanto más rápido se encienden las neuronas, el sabor parece hacerse más placentero. La prueba más difícil para un código del placer es saber si la señal en el cerebro puede rastrear el cambio de desagradable a agradable. El hecho extraordinario es que las neuronas pasaron la prueba".

Aldridge advierte que un efecto análogo ocurre en la vida diaria de los seres humanos, cuando una comida favorita se hace menos atractiva después de haberse dado el gusto de manera excesiva con esa comida.

"En cada momento, este proceso de información de bajo nivel en el cerebro, nos ayuda a reaccionar a lo que queremos o no queremos", dice. "Estas neuronas responden a un sabor muy placentero o no tan placentero".

La investigación sobre la manera en que estas neuronas se encienden para anunciar el placer es importante, no sólo para saciar la curiosidad, advierte el investigador. El pálido ventral es una región en el cerebro muy importante para el placer y el deseo. Si los modelos de encendido se equivocan en el pálido ventral, puede contribuir a trastornos de la alimentación, anorexia y drogadicción.

Eventualmente, la activación en el pálido ventral en la respuesta a sabores placenteros puede ser también de utilidad en técnicas de representación gráfica del cerebro. En general, dice Aldridge, el nuevo estudio "es un muy buen ejemplo de cómo experimentos con animales nos ayudan a entender el cerebro humano. Si podemos entender cómo el cerebro genera los placeres normales, puede que tengamos un nuevo foco para tratamientos efectivos en personas imposibilitadas de experimentarlos".


Más artículos
Raices del ADN
El cinc
Enfermedades cardíacas
Corazones dañados
Solución que detiene hemorragias
El cerebro es supersticioso
Injertos vasculares
Degeneración macular
Sistema inmunológico
Gen ligado al autismo
Análisis de sangre
Las orugas
Personas emocionalmente ambivalentes
Genoma humano
Genética de los chimpancés
Beber ayuda a la memoria
Clasificación de los colores
Genoma celular
Signos neuronales del bilingüismo
Cerebro humano