Medicina

Encuentran signos neuronales del bilingüismo


(NC&T) Los investigadores del Dartmouth College usaron una tecnología de imagen llamada Espectroscopia de Infrarrojo Cercano (o NIRS por sus siglas en inglés), como un nuevo "microscopio" para estudiar las más altas capacidades cognoscitivas del cerebro humano, situándose entre los primeros en aprovechar la tecnología de esta forma. La imaginología NIRS se ha utilizado en la detección de, por ejemplo, tumores de mama y el flujo de la sangre en el corazón. El equipo de la citada universidad empleó la tecnología NIRS para medir los cambios en los niveles de oxígeno del cerebro mientras las personas realizaban tareas cognoscitivas y de lenguaje.

Los autores del estudio son Mark Shalinsky (ahora en el Hospital General de Massachusetts), Ioulia Kovelman (actualmente en el MIT), Melody Berens (Dartmouth College), y Laura-Ann Petitto (autora principal del estudio, y catedrática de la Facultad de Educación en Dartmouth).

La tecnología NIRS proporciona la misma información que la resonancia magnética funcional por imágenes (fMRI), pero tiene varias ventajas sobre la fMRI. La tecnología NIRS es silenciosa, pequeña y portátil. Es del tamaño de un ordenador de escritorio. Y tolera los movimientos corporales del participante, lo que la hace ideal para estudiar el lenguaje, dado que los participantes en ese tipo de estudios mueven sus labios para hablar.

La NIRS mostró incrementos similares de actividad cerebral para todas las personas monolingües y bilingües en las regiones clásicas del lenguaje en el hemisferio izquierdo del cerebro, cuando hablaban en sólo un idioma (es decir, en modo monolingüe) involucrando el área izquierda de Broca y las áreas prefrontal y dorsolateral izquierdas de la corteza, que son las áreas cerebrales cruciales para el lenguaje y la memoria operativa verbal, respectivamente.

Signos neuronales del bilingüismo
De izquierda a derecha, Ioulia Kovelman, Mark Shalinsky, Laura-Ann Petitto; sentada: Melody Berens. (Foto: Joseph Mehling)
Los investigadores examinaron a 20 personas que iban desde los 18 a los 30 años de edad (la edad media era de 21,1 años). Diez participantes eran monolingües (sólo hablaban inglés) y diez eran bilingües (hablaban tanto inglés como español desde su infancia). A las personas monolingües les encargaron tareas de procesamiento de lenguaje en su idioma. Mientras las realizaban, se grabó mediante imaginología NIRS su actividad cerebral. La actividad conductual y la cerebral de las personas monolingües fueron comparadas con las de las personas bilingües mientras éstas realizaban idénticas tareas de procesamiento del lenguaje usando el modo monolingüe (es decir, sólo español, o sólo inglés), o en el modo bilingüe (es decir, al trabajar simultáneamente con ambos idiomas, y alternando rápidamente entre ambos).

"Durante décadas, la gente se ha preguntado si los cerebros de las personas bilingües son diferentes de los de las monolingües. Algunos también temían que los cerebros de los niños bilingües pudieran ser de algún modo impactados negativamente por la experiencia temprana con dos idiomas", explica Petitto. "Los resultados presentes son significativos porque demuestran que los cerebros de los bilingües y los monolingües son análogos y los dos procesan sus idiomas individuales de maneras fundamentalmente similares. La única y fascinante excepción es que los bilingües parecen emplear una porción mayor que los monolingües del espacio neuronal disponible para el procesamiento de los idiomas, lo que es algo muy bueno".


Más artículos
Raices del ADN
El cinc
Enfermedades cardíacas
Corazones dañados
Solución que detiene hemorragias
El cerebro es supersticioso
Injertos vasculares
Degeneración macular
Sistema inmunológico
Gen ligado al autismo
Análisis de sangre
Las orugas
Personas emocionalmente ambivalentes
Genoma humano
Genética de los chimpancés
Beber ayuda a la memoria
Clasificación de los colores
Genoma celular
Signos neuronales del bilingüismo
Cerebro humano