Medicina

Las orugas nos revelan cómo las bacterias causan enfermedades


(NC&T) Esta nueva técnica, desarrollada en la Universidad de Bath, y conocida como Anotación de Virulencia Rápida (RVA por sus siglas en inglés), les permite identificar los genes que codifican la virulencia.

Con millones de especies distribuidas por gran parte del mundo, los insectos aportan una gran cantidad de receptores para las enfermedades bacterianas. El sistema inmunológico de los insectos es muy similar al sistema inmunológico innato de los mamíferos. Viviendo primeramente en los insectos, algunas bacterias han evolucionado para sobrevivir a los ataques del sistema inmunológico; así, cuando invaden a los mamíferos, están equipadas para lidiar con la respuesta defensiva éstos, y de ese modo son capaces de expandirse con rapidez. Se cree que es así como las bacterias, tales como la Yersinia pestis, causante de la Peste, pueden haber evolucionado hasta ser capaces de causar estragos en el género humano.

Las bacterias han estado interactuando con los animales simples, como las amebas o los insectos, durante un enorme período de tiempo evolutivo. Parece que la mayoría de los genes de la virulencia existentes hoy, evolucionaron inicialmente para actuar contra dichos animales.

El Dr. Nick Waterfield, quien dirige el estudio, y su equipo, están aprovechando las similitudes existentes entre el sistema inmunológico de los insectos y el de los animales superiores, para avanzar en la investigación. Waterfield y sus colegas fragmentan el genoma, e insertan diferentes genes en el interior de bacterias, que entonces son a su vez inoculadas en orugas y en otros invertebrados, para estudiar su respuesta inmunológica.

El nuevo estudio se concentra en la bacteria llamada Photorhabdus asymbiotica, bien conocida por infectar tanto a insectos como a humanos. Waterfield y su equipo han fragmentado el genoma de esta bacteria, creando una biblioteca de ADN (genoteca) de más de 1.500 fragmentos clonados separados, que cubren la mayor parte del genoma. Inyectan los clones dentro de orugas de Manduca sexta, y analizan los efectos producidos.

Su trabajo ha demostrado que los clones que contienen material genético inofensivo son reconocidos y destruidos por el sistema inmunológico de las orugas, mientras que los clones que albergan los genes que codifican los factores virulentos sobreviven al ataque.


Más artículos
Raices del ADN
El cinc
Enfermedades cardíacas
Corazones dañados
Solución que detiene hemorragias
El cerebro es supersticioso
Injertos vasculares
Degeneración macular
Sistema inmunológico
Gen ligado al autismo
Análisis de sangre
Las orugas
Personas emocionalmente ambivalentes
Genoma humano
Genética de los chimpancés
Beber ayuda a la memoria
Clasificación de los colores
Genoma celular
Signos neuronales del bilingüismo
Cerebro humano