Medicina

Nuevo laboratorio en un chip para acelerar análisis de sangre en situaciones límite


(NC&T) Los investigadores del Instituto de Nanotecnologías para el Soldado, dependiente del MIT, han dado un importante paso hacia la fabricación de un "laboratorio en un chip" plenamente miniaturizado y portátil. El minúsculo dispositivo puede realizar centenares de experimentos químicos en cualquier escenario.

Dentro del dispositivo, los líquidos biológicos como la sangre, se bombean a través de canales de unos 10 micrones de ancho. Los glóbulos rojos de la sangre tienen cerca de 8 micrones de diámetro. Cada canal tiene sus propias bombas, que dirigen los líquidos a ciertas áreas del chip para así testear la presencia de moléculas específicas.

Hasta ahora, los científicos habían estado limitados a dos enfoques para diseñar laboratorios en un chip, ninguno de los cuales permitía hacer portátil al dispositivo.

Los investigadores están trabajando para integrar las bombas a un dispositivo portátil para análisis de sangre, que los soldados podrían llevar al campo de batalla. Si se sospecha de una exposición a armas químicas o biológicas, el dispositivo podría testear automática y rápidamente una minúscula muestra de sangre, en lugar de enviar una muestra mayor a un laboratorio y esperar los resultados. Los chips son tan pequeños y baratos de fabricar que sus inventores hasta pueden diseñarlos para ser desechables (usar y tirar), y también pueden preparar versiones que sean implantables.

Análisis de sangre
Microbomba desarrollada en el MIT. (Foto: J.P. Urbanski)
Aunque la aplicación inicial de este chip está en el ámbito militar, sus usos potenciales no se limitan a ese campo. Imagínese acudir a un consultorio médico para hacerse una analítica, y salir ya con los resultados de la misma. La tecnología podía también ser útil para los servicios de primeros auxilios. Si el personal de emergencias averigua de inmediato si una persona acaba de sufrir un ataque de corazón o un derrame cerebral, enseguida se le podrá aplicar el tratamiento apropiado.

Estos dispositivos también se pueden utilizar en laboratorios tradicionales de química o biología para acelerar procesos tales como las pruebas de ADN, o para chequear la presencia de ciertos antígenos. Solo se necesitarían cantidades minúsculas de reactantes, y los experimentos se podrían hacer más rápida y eficientemente.

Las ventajas de este microlaboratorio son obvias. "En vez de recurrir a miles de personas en diferentes laboratorios para que viertan el contenido del tubo de ensayo A en el tubo de ensayo B, podremos tener un pequeño chip con millares de experimentos simultáneos preparados", argumenta Martin Bazant, profesor de matemáticas aplicadas, e investigador principal del equipo.


Más artículos
Raices del ADN
El cinc
Enfermedades cardíacas
Corazones dañados
Solución que detiene hemorragias
El cerebro es supersticioso
Injertos vasculares
Degeneración macular
Sistema inmunológico
Gen ligado al autismo
Análisis de sangre
Las orugas
Personas emocionalmente ambivalentes
Genoma humano
Genética de los chimpancés
Beber ayuda a la memoria
Clasificación de los colores
Genoma celular
Signos neuronales del bilingüismo
Cerebro humano