Medicina

El tratamiento con láser para la degeneración macular temprana no previene la pérdida de la visión


(NC&T/Mayo) Los resultados del estudio se publicarán en la edición del mes de noviembre de 2006 de la revista Ophthalmology. Aproximadamente 50 pacientes recibieron tratamiento en el lugar del estudio correspondiente a Mayo Clinic.

Mayo Clinic está a cargo de uno de los 22 lugares a nivel nacional que participaron en este estudio de investigación financiado por el Instituto Nacional del Ojo (NEI), entidad que pertenece a los Institutos Nacionales de Salud (NIH). El Dr. Colin McCannel, cirujano oftalmólogo de Mayo Clinic e investigador principal del estudio en Mayo, comenta que a pesar de que los tratamientos con láser se hayan empleado con éxito para tratar otras enfermedades oculares, los resultados del estudio ahora abren una larga discusión respecto a su eficacia en el tratamiento de las primeras etapas de la degeneración macular.

"Durante más de 30 años, se ha sabido que el tratamiento con láser altera la apariencia de la degeneración macular 'seca' porque las denominadas 'drusas' (depósitos debajo de la retina que constituyen el primer síntoma de la degeneración macular temprana relacionada con la edad) se reabsorben al tratarlas con rayos láser", indica el doctor McCannel. "Sin embargo, mucho se ha discutido respecto a que la posible desaparición de las drusas realmente haga más lento el avance de la enfermedad o prevenga la pérdida de visión en los pacientes. Los resultados de este estudio son claros: la pérdida de la visión avanzó a la misma velocidad, sin importar si se administró o no tratamiento con láser para alterar las drusas".

Según el Dr. McCannel, los tratamientos con láser no hacen daño. "Una de las preguntas planteadas por el estudio fue si el uso del láser podría ocasionar la formación de tejido de cicatrización que, en realidad, llevaría a una pérdida más rápida de la visión". El estudio confirmó lo que muchos oftalmólogos ya sospechaban: los tratamientos con láser no surten efecto alguno, ni bueno ni malo, en cuanto al avance de la degeneración macular temprana hacia las siguientes etapas, lo que conduce a la pérdida de la visión y ulterior ceguera en muchos pacientes. "Podemos cambiar la apariencia de la enfermedad con los tratamientos con láser", explica el Dr. McCannel, "pero eso no afecta el avance ulterior de la enfermedad".

La degeneración macular es una enfermedad de los ojos que conduce a la ceguera a las personas mayores de 60 años. Se cree que la mayoría de los afectados presenta una predisposición genética hacia la enfermedad, aunque otros factores de riesgo, tales como la edad y el tabaquismo, aumentan la posibilidad de cada individuo de desarrollar degeneración macular. Los investigadores no están seguros respecto a qué es lo que provoca que algunos pacientes desarrollen una complicación llamada "enfermedad húmeda", que consiste en el crecimiento excesivo de vasos sanguíneos en la retina, y es la verdadera razón para la pérdida de la visión y posterior ceguera. Se ha comprobado que emplear tratamientos con láser para retirar esos vasos sanguíneos anormales resulta eficaz para hacer más lenta la tasa de pérdida visual en las personas con enfermedad húmeda.

"Por el momento, el único medio establecido para disminuir el riesgo de perder la visión en personas con drusas grandes (degeneración macular temprana relacionada con la edad o DME) es tomar a diario suplemento de vitaminas y minerales, como se usó en el Age-Related Eye Disease Study (estudio de la enfermedad ocular relacionada con la edad, o AREDS) financiado por el NEI", acota el director de esa institución, Dr. Paul A. Sieving. "Este estudio descubrió que cuando las personas con riesgo de desarrollar DME avanzada toman dosis altas de vitaminas y minerales antioxidantes (vitamina C y E, betacaroteno, zinc y cobre), se disminuye el riesgo de pasar hacia un estado avanzado de la enfermedad en un 25 por ciento, y se reduce el riesgo de pérdida moderada de la visión en un 19 por ciento. A las personas con riesgo para DME se les recomienda no fumar y mantener un estilo de vida sano, además de llevar una dieta que incluya hortalizas de hojas verdes y pescado".


Más artículos
Raices del ADN
El cinc
Enfermedades cardíacas
Corazones dañados
Solución que detiene hemorragias
El cerebro es supersticioso
Injertos vasculares
Degeneración macular
Sistema inmunológico
Gen ligado al autismo
Análisis de sangre
Las orugas
Personas emocionalmente ambivalentes
Genoma humano
Genética de los chimpancés
Beber ayuda a la memoria
Clasificación de los colores
Genoma celular
Signos neuronales del bilingüismo
Cerebro humano