Medicina

Un nuevo material detiene las hemorragias en segundos


(NC&T) El estudio, efectuado por especialistas del MIT y de la Universidad de Hong Kong, marca la primera vez que la nanotecnología ha sido empleada para lograr una hemostasia completa, o sea el proceso por el cual se frena la hemorragia de vasos sanguíneos dañados.

Los médicos tienen actualmente pocos métodos eficaces para detener hemorragias sin causar otros daños. Muchos millones de personas de todo el mundo experimentan cirugías inaplazables cada año, y casi un 50 por ciento del tiempo quirúrgico se emplea para controlar la hemorragia. Las herramientas actuales para lograr que la herida deje de sangrar incluyen pinzas hemostáticas, presión, cauterización, vasoconstricción y esponjas.

En sus experimentos con hámsteres y ratas, los investigadores aplicaron el producto, un líquido claro que contiene péptidos cortos, a las heridas abiertas en varios tipos de tejido: cerebro, hígado, piel, médula espinal e intestino.

"En casi todos los casos, pudimos detener de inmediato la hemorragia", asevera Rutledge Ellis-Behnke, autor principal del estudio e investigador en el Departamento de Ciencias Cognitivas y Cerebrales, del MIT.

Solución que detiene hemorragias
Rutledge Ellis-Behnke, a la izquierda, y Gerald Schneider. (Foto: Donna Coveney)
El material podría tener un amplio uso durante las intervenciones quirúrgicas, especialmente cuando la cirugía se hace en un entorno sucio, como por ejemplo en la escena de una catástrofe, o en un campo de batalla. Por otra parte, al ser una manera rápida y fiable de parar hemorragias durante una operación, permitiría un acceso y una visibilidad mejores para los cirujanos. El tiempo necesario para realizar una intervención se podría reducir potencialmente hasta un 50 por ciento.

A diferencia de algunos métodos usados actualmente para la hemostasia, los nuevos materiales pueden ser utilizados en un ambiente húmedo. Y al contrario que algunos otros agentes, no inducen una respuesta inmunológica en los animales que han sido tratados.

Cuando la solución que contiene los péptidos es aplicada en heridas sangrantes, los péptidos se autoensamblan por sí mismos en una estructura nanométrica conformando un gel protector que actúa como una barrera, sellando la herida y deteniendo la hemorragia. Una vez que la lesión se cura, el gel, que no es tóxico, se degrada en aminoácidos, los bloques que constituyen las proteínas. Las células pueden entonces usarlos como bloques de construcción para la reparación del tejido.

El mecanismo exacto por el cual actúan estas soluciones es aún desconocido, pero los investigadores creen que los péptidos interactúan con la matriz extracelular que rodea a las células.


Más artículos
Raices del ADN
El cinc
Enfermedades cardíacas
Corazones dañados
Solución que detiene hemorragias
El cerebro es supersticioso
Injertos vasculares
Degeneración macular
Sistema inmunológico
Gen ligado al autismo
Análisis de sangre
Las orugas
Personas emocionalmente ambivalentes
Genoma humano
Genética de los chimpancés
Beber ayuda a la memoria
Clasificación de los colores
Genoma celular
Signos neuronales del bilingüismo
Cerebro humano