Medicina

Confirman al plomo como causa de la enfermedad de Beethoven

Los fragmentos de hueso, verificados como pertenecientes a Beethoven mediante un análisis de ADN, se examinaron con los rayos X provenientes de la Fuente Avanzada de Fotones del Laboratorio Nacional de Argonne. También fue examinada una muestra de control de un fragmento de hueso del mismo período histórico. Los dos fragmentos óseos pertenecían a la sección parietal del cráneo.

"La comprobación indicó grandes cantidades de plomo en el hueso de Beethoven, comparado con el de control", resume Bill Walsh, científico principal del Centro de Tratamiento Pfeiffer en Warrenville, Illinois, y director del Proyecto de Investigación sobre Beethoven.

El fragmento de hueso es propiedad de Paul Kaufman, un hombre de negocios californiano, que heredó las reliquias a través de otros miembros de su familia, de un tío abuelo suyo, un médico austriaco. No estando seguro de que el fragmento realmente fuera del compositor, Kaufman lo envió a la Universidad de Münster en Alemania, para la comparación del ADN mitocondrial con las muestras del cabello de Beethoven, en poder de la Beethoven Society y también analizados por Walsh y sus colegas con la Fuente Avanzada de Fotones.

Los resultados confirman el trabajo anterior hecho en las muestras de cabello. En suma, indican la ausencia en pelo y hueso de niveles perceptibles de cadmio o mercurio, ambos elementos considerados previamente como posibles causas de la enfermedad de Beethoven.

El hallazgo de elevados niveles de plomo en el cráneo de Beethoven, y los resultados del análisis de ADN que indican la autenticidad de las reliquias de hueso y de pelo, proporcionan ahora una sólida evidencia de que Beethoven padeció una carga tóxica excesiva de plomo. Además, la presencia de plomo en el cráneo sugiere que su exposición no fue un evento fugaz, sino que debió estar sometido a su acción durante muchos años.

Enfermedad de Beethoven
Ludwig van Beethoven (Foto: Borealis)
Cuanto tenía unos veinte años de edad, Beethoven experimentó un cambio de personalidad, y contrajo una enfermedad abdominal que persistió a lo largo de su vida adulta. Sus síntomas abdominales y los resultados de su autopsia concuerdan con el diagnóstico de envenenamiento por plomo.

Hay constancia de casos de sordera como resultado del envenenamiento por plomo, pero son relativamente raros. No existe una evidencia sólida de que el envenenamiento haya sido la causa de la sordera de Beethoven.

Beethoven vio a un médico tras otro en busca de una cura para sus dolencias físicas. De hecho, en una carta a un amigo, expresó el deseo de que después de su muerte, los investigadores usaran sus restos para determinar la causa de su enfermedad y evitar así que otros sufrieran como él. Beethoven padeció de mala digestión, dolor abdominal crónico, irritabilidad y depresión. Desde que murió en 1827 a la edad de 57 años, ha habido mucha especulación pero ninguna prueba, hasta ahora, de la causa de su dolencia y su muerte.


Más artículos
Curación estrés
Conmoción cerebral
Enfermedad de Beethoven
Cerebros de autistas
Dulce analgésico
Movimiento clave
Imaginar pensamiento
Cerebro no nota parpadeos
Toxinas impulsan sentido gusto
Mujeres sienten más dolor
Genes seleccionan gente similar
Conocer dietas ancestros
Reacciones ante amenaza masculinidad
Rastreando cocaína en alcantarillas
Diagnóstico enfermedades infecciosas
<
Detalles cómo extiende cáncer
Hombres y mujeres difieren confiar
Relación videojuegos conductas agresivas
Cerebro reconoce imágenes