Medicina

Inteligencia y tamaño del cerebro


De ser validado suficientemente, dicho estudio podría llegar a resolver un debate científico muy complejo sobre las relaciones entre el concepto de inteligencia y el tamaño cerebral, que permanece abierto desde hace mucho tiempo. Desde que en 1836, el anatomista y fisiólogo alemán Frederick Tiedmann escribiera que existe "una conexión indiscutible entre el tamaño del cerebro y la energía mental desplegada por cada hombre", los investigadores han estado buscando evidencias biológicas que permitieran demostrar dicha sentencia.

"Para todas las edades y los géneros hay actualmente muchas evidencias de que el volumen del cerebro y la inteligencia se encuentran relacionados", sostiene Michael A. McDaniel, científico que lidera el grupo de investigación que ha realizado el estudio. McDaniel ejerce de psicólogo laboral en tareas de selección de personal, especializándose particularmente en los estudios de inteligencia y de otras señales de predicción del rendimiento laboral.

El estudio parece ser el mejor que se haya realizado hasta ahora en su tipo, elaborando conclusiones a partir de veintiséis trabajos previos de investigación, la gran mayoría recientes, y de carácter internacional. El notable incremento en el uso de Resonancia Magnética para mediciones del cerebro que se ha registrado en los últimos cinco años, ha puesto a disposición de los investigadores un importante caudal de datos precisos relativos al volumen cerebral, no disponibles antes de la invención de esta técnica, y que pueden ser cotejados con los resultados de tests de inteligencia.

McDaniel encontró que, en promedio, la inteligencia se correlaciona directamente con el tamaño del cerebro. La misma fue medida con tests de inteligencia estandarizados, los cuales tienen una importancia sumamente grande en las vidas de las personas, ya que a menudo se utilizan para predecir a qué universidad podrán ir o qué tipo de trabajo les resultará más fácil obtener por sus aptitudes.

Los críticos de estos estudios sostienen que las pruebas realizadas son inexactas y que resultan irrelevantes en el contexto del mundo real y cotidiano.

Sin embargo, McDaniel se defiende: "Cuando la inteligencia se encuentra correlacionada con una realidad biológica como el volumen cerebral, se vuelve muy difícil argumentar que la inteligencia humana no puede ser medida, o que las puntuaciones obtenidas no reflejan algo significativo".

Apoyándose en su especialización dentro del campo de la psicología, donde trata de forma habitual con aspirantes a puestos laborales, McDaniel nos recuerda que "en promedio, la gente más inteligente, por lo general aprende más deprisa, comete menos errores y es más productiva". Y también está convencido de que el uso de los tests de inteligencia en entrevistas laborales brinda beneficios económicos sumamente importantes a las organizaciones que los aplican. Sus conclusiones acerca de las garantías que el tamaño del cerebro ofrece para el nivel intelectual, podrían, por tanto, encajar en esta controvertida filosofía laboral.


Más artículos
Nicotina circuito placer
Encogimiento cerebro alcóholicos
Valor imágenes publicidad
Aprendizaje habla
Inmunología femenina espacio
Amigos longevidad
Videojuegos especialización mental
Vista oído simutáneo
Neuronas piensan
Aprendizaje idiomas adultos
Pautas clasificación enfermos
Inteligencia y tamaño del cerebro
Televisión y envejecimiento
Alivio emocional
Enfermedad benigna de mamas
Evolución genoma humano
Simulador corazón
Pueblos polinesios
Interruptores genéticos
Remedio catarro