Medicina

Líneas de alta tensión y cáncer infantil

(NC&T) Sin embargo los autores aclaran que estos resultados pueden ser circunstanciales y sería necesaria una investigación adicional para descubrir si realmente hay una relación directa de causa-efecto.

Aproximadamente, un niño de cada dos mil contrae leucemia antes de cumplir los 15 años. Aunque todavía no se entienden las causas, los investigadores han estudiado una amplia variedad de posibles explicaciones, incluyendo susceptibilidad genética, radiaciones ionizantes, pautas inusuales de exposición a infecciones, y campos electromagnéticos.

El sistema de distribución de energía eléctrica produce campos eléctricos y magnéticos de frecuencia extremadamente baja, y desde 1979 existe la preocupación de que estos campos estén asociados al cáncer. En 2001, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer clasificó los campos magnéticos de frecuencia extremadamente baja como "posiblemente carcinogénicos" mientras que otras iniciativas, como el UK Childhood Cancer Study, discuten el riesgo.

Más de 29.000 niños con cáncer, incluyendo 9.700 con leucemia, fueron incluidos en este nuevo estudio, el mayor en su clase hasta la fecha. Los niños tenían de 0 a 14 años, y nacieron en Inglaterra y País de Gales entre 1962 y 1995. Fueron comparados con un grupo de niños de control, cotejándose individualmente sexo, fecha aproximada de nacimiento, y distrito donde se registró el nacimiento. Se calculó la distancia entre el hogar de cada niño al nacer y la línea de alta tensión más cercana.

Los niños que en el momento de su nacimiento tenían su domicilio en un radio de 200 metros de las líneas de alta tensión parecían tener un riesgo de leucemia un 70 por ciento mayor al de los que tenían su domicilio a más de 600 metros. No se encontró ningún aumento de riesgo para otros cánceres en los niños estudiados.

Los autores admiten su sorpresa ante el hallazgo de este mayor riesgo de leucemia, en vista del bajo nivel promedio de exposición a los campos magnéticos en estas distancias. No hay un mecanismo biológico aceptado para explicar estos resultados; de hecho, la relación puede ser debida a la casualidad o a otro factor asociado con vivir cerca de líneas eléctricas.

En el editorial que precede el polémico artículo, Heather Dickinson de la Universidad de Newcastle matiza que, aunque el efecto sea causal, solamente podría explicar una proporción minúscula de casos. Según ella, los campos magnéticos de las líneas de alta tensión son muy débiles, solamente alrededor del 1 por ciento del campo magnético de la Tierra, que afecta a todos los individuos a todas horas, por lo que sería sorprendente si causaran leucemia. El riesgo creciente relacionado con los tendidos eléctricos puede reflejar algún otro factor que varíe geográficamente, teniendo en cuenta que el trazado de tales tendidos se hace siguiendo criterios de ubicación muy concretos.


Más artículos
Agresividad edad
Aprendizaje subliminal
Resistencia antibióticos
Sol vitamina D
Música recuerdo
Cerebro decisiones
Evolución prejuicios
Ácidos grasos y depresión
Cerebro humano y metáfora
Efectos beneficiosos vino
Fumadora pasiva cancer mama
Línea alta tensión cáncer
Causa intolerancia lactosa
Sprint sesión gimnasia
Calorías longevidad
Lugar cerebro recuerdos
Precios acabados 99
Diagnóstico tumores infantiles
Investigación científica meditación
ADN comportamiento social