Ingeniería

Piel de tiburón para ahorrar dinero en las travesías marítimas


Ralph Liedert de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Bremen, Alemania, está actualmente presentando su trabajo sobre la utilización de la piel artificial de tiburón como una estrategia para evitar estas proliferaciones orgánicas.

La piel de tiburón está compuesta por escamas que pueden flexionarse individualmente unas hacia otras. Liedert produjo una piel sintética de silicona elástica que tiene una superficie de contacto significativamente menor que las logradas hasta ahora, lo que dificulta que los percebes se peguen a ella. La piel artificial ha logrado reducir hasta en un 67 por ciento la cantidad de percebes que se adhieren a los cascos.

Asimismo, la aplicación de dicho recubrimiento permitiría que, a una velocidad de unos 4 ó 5 nudos, se desarrollara una especie de autolimpieza en la nave, ya que todos los organismos con pequeña adherencia se desprenderían.

Hasta hace no demasiado tiempo, se habían utilizado pinturas especiales para evitar esta clase de acumulación biológica en superficies sumergidas, pero en la actualidad están prohibidas por sus efectos altamente tóxicos sobre el ecosistema marino.


Más artículos
Catalizador aguas contaminadas
Nuevos sistemas amortiguación
Biosensor contaminación
Películas holográficas
Tocar música automóvil
Piel sensible robots
Fabricación serie nanodispositivos
Nanotubos flexibles
Comercialización atún almadraba
Realidad virtual a distancia
Aviones sin tripulación
Fraude digital
Sensores artificiales
Calor automóviles aparcados
Sonido coches
Piel tiburón
Mito violines Stradivarius
Energía hidrógeno
Material más duro del mundo
Tubos de carbono nanométricos