Geología

La potencia descomunal de las erupciones volcánicas norteamericanas de millones de años atrás


(NC&T) Los investigadores que han llegado a esta conclusión descubrieron en estratos de rocas los restos de erupciones de volcanes ubicados en las planicies altas septentrionales de América del Norte que hace 40 millones de años arrojaron a la atmósfera cantidades enormes de sulfatos en aerosol.

Los científicos llevaron a cabo su investigación en la zona del Monumento Nacional de Scotts Bluff, Nebraska, y en los alrededores.

Combinando mediciones de sulfatos en estratos de ceniza volcánica antigua con un detallado modelo de la química atmosférica, el equipo del geólogo Huiming Bao de la Universidad Estatal de Luisiana descubrió que la antigua química de los gases de sulfatos volcánicos es distinta a la de la actualidad.

Éste es el primer ejemplo en demostrar que la historia de las grandes emisiones volcánicas de sulfatos en épocas lejanas, y las condiciones atmosféricas asociadas a tales emisiones, pueden ser desveladas a partir de análisis de rocas.

Erupciones volcánicas
Lechos volcánicos expuestos. (Foto: Huiming Bao)
Las erupciones volcánicas pudieron tener un impacto significativo sobre el entorno. Los ejemplos del Pinatubo en 1991 y el Eyjafjallajokull este año son evidentes.

Las consecuencias físicas más inmediatas de estas erupciones, como los penachos de ceniza, tienen una duración relativamente breve, pero las consecuencias químicas de los gases emitidos pueden tener efectos de larga duración sobre el clima global.

Uno de los gases volcánicos más importantes es el dióxido de azufre. Se oxida en la atmósfera y da lugar a un aerosol de sulfato. Este aerosol desempeña un papel importante en el cambio climático.

Las erupciones volcánicas de los últimos miles de años apenas se pueden comparar con algunas de las titánicas erupciones de los últimos 40 millones de años en el oeste de Norteamérica, especialmente en la cantidad de dióxido de azufre arrojada.

Bao considera que la analogía más cercana es la erupción en 1783 del Laki, en Islandia, y las subsiguientes "nieblas secas" en Europa continental. Esa catástrofe masacró el ganado de Islandia. Las personas con problemas pulmonares fueron las que más sufrieron. Los científicos creen incluso que la Revolución Francesa en 1789 pudo haber sido espoleada por la pobreza y la hambruna causadas por la erupción.

Hace millones de años, las erupciones volcánicas en Norteamérica alcanzaban potencias muy superiores a las actuales, y la cantidad de dióxido de azufre liberado fue probablemente cientos de veces mayor que la expulsada por el Laki en 1783.





Todavía no hay comentarios

Deje un comentario



?
? ?


Más artículos
Mediciones del núcleo de la Tierra
Inundaciones de Alaska
Volcanes de asfalto submarinos
Satélite GOCE
Manto inferior de la Tierra
Movimiento del manto terrestre
El terreno pétreo de Ggroenlandia
Núcleo y manto de la Tierra
Protección frente a la radiación ultravioleta
CO2 en Islandia
Densidad de la alta atmósfera
Erupciones volcánicas
Laguna antártica
Fragmentación de la corteza terrestre
Relación entre terremotos
Agua en minerales lunares
Detección de geoneutrinos
Erupción del Stromboli
Oxígeno atmosférico
Desplazamiento de Gondwana