Geología

Montañas creadas más deprisa

De esas implicaciones están convencidos el profesor James Lee y el becario posdoctoral Alfredo Camacho, del departamento de ciencias geológicas de la Queen's University. Otros miembros del equipo son Bastiaan J. Hensen de la Universidad de Nueva Gales del Sur y Jean Braun de la Universidad de Rennes, Francia.

Usando técnicas innovadoras para medir la edad de las rocas, los investigadores descifraron un patrón indicativo de edades dentro de cristales aislados en remanentes de rocas que sobrevivieron a las colisiones continentales. Sus mediciones muestran un ciclo de 13 millones de años, durante el cual las rocas son sepultadas a 60 kilómetros de profundidad y luego devueltas a la superficie. Esto ocurrió hace 425 millones de años, durante un gran evento de formación de montañas denominado la Orogenia Caledoniana.

Por primera vez ha sido posible demostrar que la duración de un ciclo orogénico (enterramiento y afloración de las masas rocosas a la superficie) es mucho más corta que lo supuesto anteriormente, de sólo 13 millones de años en este caso. Geológicamente hablando, éste es de hecho un período muy corto en la historia de la Tierra, apenas un parpadeo. La duración de muchos de los procesos geológicos que moldean la forma de la Tierra ha sido estimada en cientos de millones de años.

El estudio también sugiere que la acumulación de calor que previamente se pensaba estaba correlacionada con la formación de las montañas, puede relacionarse en cambio con eventos a corto plazo causados por la inyección pulsante de fluidos calientes y/o la fricción en las fallas, mientras la corteza en su conjunto permanece relativamente fría. El estudio se centró en la Orogenia Caledoniana en Noruega, donde las inyecciones de fluidos calientes provocaron la rápida fractura de esta corteza fría, produciendo terremotos continentales a grandes profundidades.

Creación montañas
Se ha descubierto que el proceso de formación de las montañas es mucho más rápido y frío de lo que hasta ahora se estimaba. ((Foto: Queen's University))
Acoplando la geocronología con principios fundamentales de física y matemáticas, y la modelación mediante software especializado, los investigadores pueden evaluar las duraciones de una gran variedad de procesos geológicos, remontándose hasta las eras más remotas. La nueva técnica cuantitativa desarrollada les permite medir la duración de las perturbaciones térmicas en todas las escalas, desde las intrusiones a pequeña escala de rocas fundidas en la corteza (por ejemplo, en los volcanes) a los ciclos orogénicos de gran magnitud.

Este singular modelo de "corteza fría" se deriva de la nueva técnica cuantitativa, que integra la geocronología, las matemáticas, la física, y los principios geológicos esenciales. El modelo explica satisfactoriamente, según sus creadores, muchas observaciones geológicas que antes resultaban enigmáticas, y puede ser aplicable a otros eventos de formación de montañas en cualquier parte del mundo.


Más artículos
Peso del Amazonas
Cambios en huracanes
Cambio climático
Arrecifes de coral
Agua aire húmedo meteorología
Creación montañas
Terremoto de San Francisco
Fenómenos lumínicos en el mar
Retroceso litoral efectos incendios
Extinción especies marinas
Dinámica de taludes rocosos
Cambio climático global
Supervivencia terremoto asiático
Desertización Tierra
Nubes tropicales y cambio climático
Bosques antiguos calentamiento global
Orígenes población europea actual
Almacenamiento dióxido carbono
Método fechar corteza oceánica
Hundimiento Edmund Fitzgerald