Ecología

Desvelando los mecanismos de los distintos tipos de relámpagos

(NC&T) Aproximadamente un 90 por ciento de los relámpagos se desencadenan dentro de las nubes y no resultan visibles para el observador casual. Los investigadores se preguntaron si los que aparecen dentro de las nubes y los que escapan hacia arriba o hacia abajo comparten los mismos mecanismos de desarrollo.

La mayoría de las personas ven rayos que van de las nubes a la tierra, pero algunos, llamados centellas, van hacia arriba, formando chorros azules y gigantescos. Quizás los más peligrosos son los que aparecen como descargas que empiezan proyectándose hacia arriba, después de lado y finalmente hacia abajo hasta golpear el suelo a distancias tan grandes de la tormenta como cinco kilómetros. Los investigadores pudieron crear un modelo de relámpago y aplicarlo a los tipos conocidos de rayos. Ahora, saben cómo se producen esas descargas que empiezan hacia arriba, luego hacia un lado y terminan contra la superficie.

Los investigadores analizaron las imágenes de relámpagos tomadas por ellos mismos y desarrollaron un modelo que explica la variedad de tipos. El relámpago se forma cuando diferentes áreas de la nube se cargan positiva o negativamente. Una vez que el campo eléctrico cerca de un área cargada rebasa cierto nivel de propagación, se produce el relámpago. El tipo depende de dónde se generan las cargas y dónde están en desequilibrio dentro de las nubes.

Para los relámpagos internos o entre nubes, la forma más común, el traslado de cargas se produce entre las áreas más negativamente y más positivamente cargadas: las partes media y superior de la nube, respectivamente. Los relámpagos que llegan a la tierra lo hacen porque la precipitación o el progreso de la tormenta crean un exceso de cargas negativas en los niveles medios de la nube.

Una manera alternativa de descargar una carga negativa en niveles medios es mediante un chorro de plasma gigantesco que se propaga hacia arriba. Cuanto más alta está la cima de la nube, más probable resulta que se desencadene un chorro como ese.

Sin embargo, las grandes cargas positivas en los niveles superiores de la tormenta conducen a la generación de chorros azules.

En las tormentas eléctricas normales, los chorros azules son positivos, se originan en la parte más alta de la nube, y se propagan continuamente hacia arriba; mientras que los chorros gigantescos son negativos, empiezan como un destello interno normal y se propagan hacia arriba. En el caso de las tormentas eléctricas de polaridad invertida, las cargas de los distintos tipos de relámpagos también se invertirían.




Más artículos
Presión de insectos sobre vegetales
Estabilizar el clima emisiones de CO2
Calentamiento global antropogénico
Historia geológica y climática
Plataforma de hielo antártica cambio climático
Núcleos extraidos del subsuelo marino
Bacterias oceánicas
Krill de aguas antárticas
Corales blanqueo
Salvar animales inaccesibilidad al pasto heladas
Nutriente vida marina,
Patrones del viento
Reducción de emisiones de CO2
Buckybolas y microbios
Tipos de relámpagos
Microbios y corales
Método para mitigar el calentamiento global
Hielo ártico
Mayor lago de agua dulce del mundo
Rutas de los huracanes