Ecología

Cataratas submarinas


(NC&T/UB) Presentan el estudio los investigadores Miquel Canals y Joan Fabres del GRC Geociencias Marinas de la Universitat de Barcelona; Pere Puig y Albert Palanques del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC, en colaboración con Xavier Durrieu de Madron y Serge Heussner del «Centre de Formation et de Recherche sur l'Environnement Marin» (CEFREM) de Perpiñán.

El hundimiento invernal de aguas densas en forma de catarata constituye un proceso oceanográfico conocido desde hace tiempo en determinadas regiones oceánicas. El Golfo de León es una de las únicas tres áreas del Mar Mediterráneo donde este fenómeno ha sido observado regularmente. Este «cascading», junto a la formación de agua densa en alta mar, origina las aguas intermedias y profundas del Mediterráneo occidental. Mientras los mecanismos que gobiernan el proceso en alta mar son relativamente bien conocidos, no sucede lo mismo en la zona costera.

Vientos de componente norte intensos, fríos y persistentes llegan a enfriar hasta tal punto las aguas de la plataforma continental que el aumento subsiguiente de la densidad de estas aguas provoca su hundimiento masivo. En estas condiciones se forman auténticas cataratas submarinas que desbordan la plataforma continental y se desparraman talud abajo, preferentemente a través de cañones submarinos, hacia la cuenca situada a miles de metros de profundidad. Las condiciones meteorológicas particulares de cada invierno determinan la intensidad del hundimiento y la profundidad máxima alcanzada.

Los cañones submarinos, que a menudo enlazan con cursos fluviales en tierra, son interpretados habitualmente como el resultado de procesos erosivos activos durante una sucesión de episodios de bajo nivel del mar (hasta -120 m) a lo largo de los últimos centenares de miles de años, dentro del llamado periodo Cuaternario. Estos episodios coinciden con las épocas glaciales, la última de las cuales tuvo su máximo de frío hace unos 21.000 años. En la actualidad, los cañones submarinos son generalmente considerados inactivos desde que el nivel del mar alcanzó su cota actual como consecuencia de la subida post-glaciar de las aguas. Los cañones submarinos únicamente experimentan reactivaciones esporádicas cuando se producen deslizamientos sedimentarios en su cabecera o en sus flancos, o con motivo de grandes tempestades o llegadas masivas de sedimento procedente de riadas. Los resultados obtenidos por los investigadores catalanes muestran, sin embargo, que incluso en épocas como la actual, con un nivel del mar alto, puede producirse un elevado transporte de sedimento que erosiona significativamente el lecho de los cañones debido a procesos exclusivamente hidrodinámicos.

Efectivamente, la catarata de febrero-marzo de 2005, que estuvo activa durante 40 días, comportó la exportación a más de 2.000 m de profundidad de aguas costeras especialmente densas, cargadas de partículas sedimentarias arrancadas de la plataforma continental y de las vertientes de los cañones. De carácter excepcional por su magnitud y su fuerza, esta catarata desplazó, sólo por el Cañón del Cap de Creus, un volumen de agua de 750 km3, es decir el equivalente a 2/3 del volumen de agua que recubre la extensa plataforma continental del Golfo de León. Tal volumen de agua equivale a la mitad de la descarga anual de todos los ríos que vierten al Mediterráneo o, si se prefiere, a la descarga del río Ebro al mar durante 80 años. Las violentas corrientes generadas por este episodio -de hasta 1 m por segundo- habrían originado los campos de surcos gigantes identificados muy recientemente en el lecho del Cañón del Cap de Creus hasta 1.400 m de profundidad. Estos surcos están excavados varios metros en fangos cohesivos, tienen una longitud de onda media de 100 m y decenas de km de longitud.

Dada la rapidez del transporte, esta catarata ha aportado asimismo grandes cantidades de materia orgánica fresca producida por una explosión o «bloom» fitoplanctónico en las aguas costeras. Tal inyección de materia orgánica altamente nutritiva hacia los ecosistemas profundos ha sido observada sólo de forma muy excepcional en otros lugares del mundo. La misma puede transformar bruscamente, aunque de forma temporal, auténticos «desiertos» biológicos del océano profundo en verdaderos «oasis».

Los hallazgos efectuados aportan una nueva visión, de gran trascendencia, en relación con las cataratas de agua densa conocidas en numerosas regiones costeras del mundo, especialmente en latitudes altas. Su impacto sobre la transferencia masiva de materia entre la zona costera y el océano profundo nunca había sido demostrado con tal claridad. Un último aspecto, pero no por ello menos importante, es que algunas modelizaciones recientes indican que los hundimientos de aguas densas podrían verse afectados, incluso hasta su bloqueo total, por el calentamiento climático global. Las consecuencias sobre la ventilación de las aguas intermedias y profundas, el secuestro de CO2 y la alimentación de los ecosistemas profundos podrían ser considerables.

Esta investigación, iniciada hace 25 años, es el fruto de una estrecha colaboración entre los grupos a los que pertenecen los autores. Durante todo este tiempo han recibido la financiación de numerosos organismos. El experimento que, de forma concreta, ha proporcionado los resultados descritos en el artículo de Nature ha sido financiado por la Comisión Europea (proyectos EUROSTRATAFORM, y EURODOM, del V Programa Marco, y HERMES, del VI Programa Marco), por la Oficina de Investigación Naval (ONR) de la Marina de Estados Unidos, por el CNRS-INSU francés y por la Generalitat de Cataluña. Los resultados de la investigación fueron presentados en CosmoCaixa Barcelona-Museo de la Ciencia de la Obra Social "la Caixa".


Más artículos
Calentamiento en la Antártida
Cambio climático de las montañas
Formación de huracanes
Predicción de catástrofes
Primera conexión global
Lagos siberianos
Masa forestal amazónica
Bosque nuboso
Metano de efecto invernadero
Inyecciones estratosféricas
Deforestación amazónica
Calentamiento global
Capa de ozono
Cambio climático
Biodiversidad tropical
La hierba como combustible
Polvo disminuye los huracanes
Cambio climático en Alaska
Ciénagas del norte
Cataratas submarinas