Ecología

Los parásitos forman los hilos de las redes alimentarias

(NC&T) El estudio fue realizado en Carpinteria Salt Marsh, una reserva natural ubicada en el condado de Santa Barbara, California, que es una de las varias que la Universidad de California tiene destinadas a investigación y enseñanza. Científicos de la Universidad de California en Santa Barbara, el USGS (U.S. Geological Survey), y la Universidad de Princeton, contribuyeron al estudio.

Las redes alimentarias muestran el flujo de energía a través de un ecosistema. Son una ampliación del concepto de cadenas alimentarias (las secuencias de quién se come a quién) a las comunidades biológicas. Las redes alimentarias raramente incluyen parásitos debido a la dificultad de cuantificarlos por métodos ecológicos estándar. Los parásitos son pequeños e "invisibles", se esconden en el interior de sus víctimas. Sin embargo, los parásitos afectan fuertemente a la estructura de la red alimentaria, y las conexiones aportadas por los parásitos son necesarias para medir la estabilidad del ecosistema, según el estudio.

"La teoría de la red alimentaria es el armazón de la ecología moderna", explica Kevin Lafferty, autor principal del estudio. "Los parásitos han estado tradicionalmente excluidos de este esquema, y, como resultado, sabemos relativamente poco sobre el papel que desempeñan en los ecosistemas. Es como conducir con un mapa de autopistas, pero con ningún conocimiento de la red de carreteras secundarias y pequeñas. En la mayoría de casos, para llegar a un destino se necesita un mapa con ambas redes".

Utilizando datos bastante detallados de cuatro redes alimentarias que contienen parásitos, Lafferty y sus colaboradores examinaron si estos últimos afectaban a las redes alimentarias y, en tal caso, cómo lo hacían.

Redes alimentarias por parásitos
Una larva de parásito. (Foto: Todd Huspeni, UCSB)
Comprobaron que los parásitos dominan los vínculos entre las especies de la red alimentaria; en promedio, una red alimentaria contiene más vínculos entre los parásitos y sus receptores que entre los depredadores y sus presas.

"Los parásitos pueden muy bien ser el hilo que mantiene unida la estructura de las comunidades ecológicas", afirma Andrew Dobson, coautor del estudio, de la Universidad de Princeton.

Adicionalmente, los análisis de los investigadores revelaron nuevos patrones. Es bien sabido que la vulnerabilidad a los depredadores decrece en la cima de la cadena alimentaria o nivel trófico más alto. En este estudio, los científicos encontraron que la vulnerabilidad de los organismos a los parásitos se incrementa con el nivel trófico. Por consiguiente, los animales de los niveles tróficos intermedios son los más vulnerables a los enemigos naturales, siendo propensos a diversos parásitos y a muchos depredadores.

"El trabajo ilustra que la llamada Pirámide de la Vida está equivocada", señala Dobson. "Cuando añadimos los parásitos a las redes alimentarias, la pirámide contiene una segunda pirámide invertida de parásitos que son tan abundantes como todas las demás especies".


Más artículos
Cambio climático y corrientes atmosféricas
Cambio climático y corrientes atmosféricas
Eliminación natural dióxido de carbono
Final última glaciación
Contaminantes atmosféricos
Formación del ozono
Cambio climático huracanes
Corales muertos
Cuando escuche truenos, busque un buen refugio
Cambio climático Asia oriental
Calentamiento del Ártico
Huellas de cambios climáticos
Emisiones CO2 nutrientes
Vida marina amenazada
Dióxido carbono atmosférico
Lago bajo glaciar
Extraer petróleo
Producción agrícola
Descargas agua dulce
Redes alimentarias por parásitos