Ecología

El etanol como combustible verde

Utilizar etanol en automóviles y otros vehículos en lugar de gasolina, probablemente acabe siendo mejor para el medio ambiente que usar esta última, y más económico, según un nuevo análisis llevado a cabo por investigadores de la Universidad de California en Berkeley.

Los investigadores señalan que nuevas tecnologías ahora en desarrollo prometen convertir al etanol en un combustible verdaderamente "verde", en el sentido de que tendría un impacto significativamente menor sobre el medio ambiente que la gasolina.

El análisis intenta concluir el debate actual sobre si el etanol es un buen sustituto para la gasolina, y así poder ayudar a disminuir la dependencia que Estados Unidos tiene del petróleo extranjero y apoyar a los granjeros con el cambio. El estudio de la citada universidad sopesa estos argumentos contra otros estudios que sostienen que se consume más energía al cultivar maíz para hacer etanol que la obtenida del etanol cuando lo quemamos.

Dan Kammen y Alex Farrell del Grupo de Energía y Recursos en la Universidad de California en Berkeley, con sus estudiantes Rich Plevin, Brian Turner y Andy Jones, y la colaboración de Michael O'Hare, un profesor en la Escuela Goldman de Política Pública, examinaron detalle a detalle seis estudios distintos de alto nivel acerca del etanol. Evaluaron las suposiciones asumidas por tales estudios y entonces reanalizaron cada una de esas suposiciones después de corregir errores, inconsistencias e información no actualizada con respecto a la cantidad de energía usada para cultivar maíz y elaborar etanol, y al rendimiento energético en forma de combustible y de subproductos del maíz.

Una vez hechos estos cambios en los seis estudios, cada uno produjo la misma conclusión sobre la energía: producir etanol del maíz usa mucho menos petróleo que el consumido en la producción de gasolina. Sin embargo, los investigadores de Berkeley señalan que hay todavía una gran incertidumbre sobre las emisiones de gases de invernadero, y que otros efectos medioambientales como la erosión de la tierra, todavía no se han cuantificado.

A pesar de la incertidumbre, parece que el etanol hecho del maíz es un poco mejor, quizá un 10 ó un 15 por ciento, que la gasolina, en términos de generación de gases de invernadero, según los investigadores.

Etanol combustible verde ecológico
Carga de combustible basado en etanol. (Foto: LBNL )
El etanol puede ser, si es producido de la manera correcta con la tecnología celulósica, un combustible realmente muy bueno. Por el momento, la tecnología celulósica es simplemente demasiado cara. Si eso cambia (y la tecnología está desarrollándose rápidamente hacia esa meta) entonces podríamos verla entrar en el mercado comercial en un plazo de cinco años. Esta tecnología consiste básicamente en el uso de bacterias para convertir el contenido duro, fibroso, de las plantas (celulosa y lignina) en almidones que pueden ser fermentados por otras bacterias para producir etanol.

Dos buenas fuentes de material vegetal fibroso son la hierba Panicum virgatum y el sauce, aunque cualquier material podría servir, desde desperdicios agrícolas hasta plantaciones de árboles o de otros vegetales especialmente cultivados para ese propósito. Una estimación interesante de hacer notar es que actualmente en Estados Unidos hay mil millones de toneladas de desperdicios sin usar, disponibles para la producción de etanol.


Más artículos
Canto aves alarma ecologica
Causas calentamiento global
Problemas secuestro carbono calentamiento global
Permafrost ártico derretición
Rastreo seguimiento paquidermos
Cianobacterias degradación hidrocarburos
Calentamiento global cambios climáticos
Madera tratada arsénico
Contaminación automóviles marcas
Cambio climático extinción anfibios
Pesca excesiva reducción talla peces
Extinción enfermedad cambio climático
Abejas aves polizinadores plantas
Etanol combustible verde ecológico
Biodiversidad especies árboles
Reservas indígenas deforestación Amazonia
Regla Metabolismo plantas
Reciclaje escasez metales
Glaciación Europa cambio climático
Nuevas especies Nueva Guinea