Cráteres lunares, vistos por SMART-1

En esta imagen podemos ver una región plagada de cráteres en el sector noreste de la Luna, en la que destacan varias estructuras: el pequeño cráter Kéldysh se asoma tras el lateral izquierdo; un poco más abajo y a la derecha de Kéldysh se encuentra la pequeña depresión Hércules F, que a su vez está a la izquierda del cráter Atlas E, fuertemente erosionado y apenas perceptible. La estructura más grande, cerca de la esquina superior derecha, es el cráter Atlas.

SMART 1 fotografía un cráter lunar

Atlas tiene un par de kilómetros de profundidad, casi 90 km de diámetro, y su perímetro recuerda más a un polígono que a un círculo. Su interior está salpicado de pequeñas colinas, grietas y fracturas que rodean a una montaña central que proyecta una gran sombra, claramente visible. Se piensa que estas estructuras están relacionadas con la actividad volcánica, como es el caso de la red de fisuras y grietas que se extiende por todo el cráter, conocida como Rimae Atlas.

Fuera del encuadre de esta fotografía, por debajo de Atlas, se encuentra el cráter Hércules, el ‘padre’ de Hércules F. Este último es lo que se conoce como un cráter satélite, categoría que engloba a la mayor parte de los cráteres de la Luna. Los cráteres más destacados reciben un nombre propio, y los cráteres menores que los rodean se bautizan con ese mismo nombre seguido por una letra mayúscula, como es el caso de los ya citados Atlas y Atlas E. El cráter Kéldysh se conocía como Hércules A hasta principios de los años ochenta, cuando fue rebautizado por la Unión Astronómica Internacional.

La ciencia que estudia la superficie y las características físicas de la Luna, y que les pone nombre, se conoce como selenografía. Los accidentes geográficos de nuestro satélite suelen recibir nombres mitológicos, como es el caso de Atlas o de Hércules, o en reconocimiento de grandes científicos o exploradores, como el cráter Kéldysh, bautizado así en honor al matemático soviético Mstislav Vsévolodovich Kéldysh (1911-1978), una de las figuras clave del programa espacial soviético.

Esta imagen fue tomada por la cámara de la misión SMART-1 de la ESA el 3 de febrero de 2006, cuando la sonda se encontraba a 2.474 km sobre la superficie lunar. SMART-1, cuyo nombre es el acrónimo inglés de ‘Pequeña Misión de Investigación Tecnológica Avanzada’, se lanzó el 27 de septiembre de 2003 y tardó 14 meses en recorrer una larga trayectoria espiral hasta la Luna, diseñada para probar una serie de nuevos conceptos, entre el que destaca el de la propulsión eléctrica solar. SMART-1 permaneció en órbita lunar del 15 de noviembre de 2004 hasta el 3 de septiembre de 2006, cuando puso fin a su misión impactando contra la superficie de nuestro único satélite natural.


Fuente: ESA
Website: esa.int


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *