Una ventana al universo lejano: el agujero de Lockman

Cerca de El Carro, situado en la constelación norte de la Ursa Major —en español la Osa Mayor— es posible apreciar un fragmento especial de cielo. Esta región, que recibe el nombre de “El agujero de Lockman” parece no contener ni estrellas ni prácticamente nubes de gas de la galaxia de la Vía Láctea. Se trata de una ventana única al universo lejano que fue descubierta en 1986 por el astrónomo Felix J. Lockman.

Desde su descubrimiento, los astrónomos han topografiado el agujero de Lockman para estudiar la evolución de las galaxias a lo largo de la historia cósmica. Poco después del lanzamiento del observatorio de rayos X de XMM-Newton de la ESA el 10 de diciembre de 1999, varios equipos comenzaron a observar este fragmento del cielo con el nuevo telescopio. En 2003 ya habían acumulado más de 200 horas de datos.

The Lockman Hole in X-raysBasándose en dichas observaciones, esta imagen muestra una parte de agujero de Lockman donde se pueden apreciar cientos de galaxias diferentes cuya luz ha viajado durante miles de millones de años hasta llegar a la tierra.

En el núcleo de estas galaxias hay un agujero negro supermasivo, una enorme concentración de materia entre millones y miles millones de veces más masiva que el Sol y cuya intensa gravedad atrae grandes cantidades de material de sus alrededores. La mayor parte de los agujeros negros representados en esta imagen atraen materia cercana a un ritmo muy alto, lo que provoca la emisión de luz a través del espectro electromagnético, incluidos rayos X.

En la imagen también se ilustran varios cúmulos de galaxias, agrupaciones gigantescas de galaxias impregnadas de gas caliente que brilla con gran intensidad en los rayos X. El objeto rojo de lóbulo doble situado hacia la parte superior izquierda de la imagen es uno de los cúmulos de galaxias mencionados: su luz ha tardado más de ocho mil millones de años en alcanzarnos.

Esta vista a color agrupa los datos de rayos X recopilados a energías entre 0,5–2 keV (mostrados en rojo), 2–4,5 keV (verde) y entre 4,5–10 keV (azul). La imagen cubre medio grado —aproximadamente, el diámetro de la Luna llena— en su lado corto; el norte queda arriba y el este a la izquierda. Fue publicada por primera vez en 2001 en un artículo de G. Hasinger y sus compañeros.


Fuente: ESA
Website: esa.int


2 Comments

  1. luisbarragan.57@g

    F A N T A S T I C O O

    • redaccion

      Muchas gracias, Luis.
      Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *