CLASP realiza su misión con éxito

Lanzado por un cohete sonda de la NASA, CLASP logró medir por primera vez la polarización de la radiación solar ultravioleta de la línea Lyman-alfa del hidrógeno mientras se desplazaba por encima de 150 km de altura en su trayectoria parabólica.

Construcción de la sonda CLASP

CLASP (Chromospheric Lyman-Alpha SPectropolarimeter) es un proyecto internacional pionero que ha medido, por primera vez, la polarización de la radiación ultravioleta (UV) de la línea Lyman-alfa del hidrógeno en el Sol, la cual solo puede observarse por encima de la atmósfera terrestre. El instrumento, lanzado el pasado 3 de septiembre desde el Campo de Misiles de Arenas Blancas (Nuevo México, Estados Unidos), alcanzó 300 km de altura y, mientras de desplazaba en su trayectoria parabólica, observó durante 5 minutos una región en calma de la atmósfera solar. El equipo de CLASP ha calificado de “excelentes” tanto la calidad de las imágenes de la alta cromosfera solar, donde se origina la radiación UV observada, como la de los espectros obtenidos.

Click para ampliar imagen“Esperamos que este experimento de relativo bajo coste, comenta desde EEUU Javier Trujillo Bueno, Profesor de Investigación del CSIC en el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y uno de los cuatro investigadores principales de CLASP-, facilite el desarrollo de telescopios espaciales diseñados para observar con precisión la intensidad y polarización del espectro UV del Sol y de otras estrellas, lo que abriría una nueva ventana de investigación en Astrofísica”.

Durante los próximos meses, el equipo internacional responsable de este proyecto, entre los cuales se encuentran científicos del IAC financiados por el proyecto nacional “Magnetismo Solar y Espectropolarimetría en Astrofísica”, estudiará en detalle todos los datos obtenidos. Uno de los objetivos es obtener pistas que ayuden a entender mejor la enigmática región de transición entre la cromosfera y la corona del Sol, donde en apenas 100 km la temperatura se dispara cientos de miles de grados y el plasma pasa de estar parcialmente a casi totalmente ionizado.


Fuente: Instituto de Astrofísica de Canarias
Website: iac.es


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *