Las alas de la mariposa

Esta colorida imagen tomada por el Telescopio Espacial NASA/ESA Hubble resalta la gran complejidad de la Nebulosa de los Chorros Gemelos, mostrando con un impresionante nivel de detalle las capas de la nebulosa y sus nodos de gas en expansión. Sus dos lóbulos de gas iridiscente se están alejando de un sistema estelar binario a velocidades de más de un millón de kilómetros por hora.

Nebulosa de chorros gemelos

Esta mariposa cósmica recibe muchos nombres: también se le conoce como la Nebulosa de los Chorros Gemelos, o por la designación menos poética de PN M2-9.

La M de este nombre es un homenaje a Rudolph Minkowsi, el astrónomo germano-americano que la descubrió en 1947. Las letras PN indican que M2-9 es una nebulosa planetaria. Sus brillantes capas de gas en expansión son el último aliento de una vieja estrella de masa baja a intermedia. Los restos del núcleo estelar siguen iluminando estas capas de gas, creando un increíble espectáculo de luces. Sin embargo, la Nebulosa de los Chorros Gemelos no es una nebulosa planetaria cualquiera: es una nebulosa bipolar.

Las nebulosas planetarias ordinarias tienen una única estrella en su centro, mientras que las bipolares tienen dos, formando un sistema binario. Los astrónomos han descubierto que las dos estrellas de esta nebulosa tienen una masa similar a la de nuestro Sol: la más pequeña cuenta con una masa de 0.6 a 1.0 veces la del Sol, y la mayor cuenta con 1.0 a 1.4 masas solares. La estrella más grande está llegando al final de sus días y ya se ha deshecho de sus capas exteriores, y la más pequeña es una enana blanca.

La forma tan característica de las alas de la nebulosa podría ser el resultado del movimiento relativo de sus estrellas centrales. Se piensa que la enana blanca orbita alrededor de su compañera, lo que provocaría que el gas se expanda a lo largo de dos lóbulos, en lugar de hacerlo como una esfera uniforme. Los astrónomos todavía no se han puesto de acuerdo sobre si todas las nebulosas bipolares están formadas por sistemas binarios. Las alas de la nebulosa siguen creciendo y, al medir su velocidad de expansión, se calcula que se formaron hace apenas 1.200 años.

En el interior de las alas se pueden ver dos manchas de una tonalidad azul pálido que se extienden en horizontal desde el sistema estelar central. Aunque puedan pasar desapercibidas entre la multitud de colores de la nebulosa, se trata de dos violentos chorros de materia, emitidos a una velocidad de más de un millón de kilómetros por hora. Estos chorros cambian lentamente de orientación en un movimiento de precesión al ser atraídos por el caprichoso campo gravitatorio del sistema binario.

Las enana blanca completa una órbita alrededor de su compañera cada 100 años. Esta rotación no sólo crea las alas de la mariposa y los dos chorros de materia: también permite que la estrella más pequeña robe el gas de la mayor, formando un gran disco de materia alrededor del sistema estelar que se extiende hasta una distancia equivalente a 15 veces la órbita de Plutón. Aunque este disco tenga semejante tamaño, es demasiado pequeño para aparecer en esta imagen del Hubble.

La primera imagen de la Nebulosa de los Chorros Gemelos basada en los datos recogidos por la Cámara Planetaria y de Gran Angular 2 del Hubble fue publicada en el año 1997. Esta nueva versión incorpora las observaciones realizadas con el Espectrógrafo STIS del Telescopio Espacial.

Judy Schmidt envió una versión de esta fotografía a la competición de procesado de imágenes “Los Tesoros Ocultos del Hubble”.


Fuente: ESA
Website: esa.int


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *