Las persianas de control térmico de Rosetta

 Aunque parezcan unas persianas venecianas, estas delicadas láminas metálicas forman parte de un importante sistema que hace posible que la sonda Rosetta de la ESA pueda operar con normalidad tanto en el cálido Sistema Solar interior como en el gélido cinturón de asteroides.

Actualmente Rosetta se encuentra acompañando a su objetivo, el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, que alcanzó el punto de su órbita más próximo al Sol el pasado día 13 de agosto. Sin embargo, antes de reunirse con él Rosetta realizó un épico viaje de más de una década, sobrevolando planetas y asteroides y enfrentándose a grandes cambios de temperatura.

Las persianas de control térmico de Rosetta

En ciertas etapas de este viaje Rosetta necesitaba disipar una gran cantidad de calor, mientras que en otras éste era un recurso muy escaso, resultando esencial para evitar que la sonda se congelase durante los 31 meses que permaneció en hibernación.

Rosetta utiliza estas finas láminas de metal reflectante, conocidas como ‘louvres’, para solucionar este complejo problema de control térmico. Estas persianas permanecen abiertas en entornos cálidos para radiar calor al espacio, y se cierran automáticamente cuando las temperaturas bajan.

La sonda Rosetta cuenta con un total de 14 paneles como el de la imagen colocados sobre sus radiadores en los laterales y en la cara posterior del satélite, cubriendo un área de 2.25 metros cuadrados. Sus láminas se abren y cierran de forma completamente pasiva, sin necesitar ningún tipo de suministro de energía.

Para ello, utilizan el principio del termostato bimetálico: las láminas están montadas sobre unos resortes espirales hechos de tres metales diferentes que se contraen y dilatan a distintas velocidades, ajustados con precisión para abrir y cerrar las persianas de acorde con las necesidades del satélite.

Estas persianas han sido diseñadas por la empresa española Sener, y fueron sometidas a una exhaustiva campaña de ensayos en el Laboratorio de Sistemas Mecánicos de la ESA antes del lanzamiento de Rosetta en el año 2004.


Fuente: ESA
Website: esa.int


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *