Sigue adelante la construcción del Telescopio Espacial James Webb

La galaxia de Andrómeda es uno de los objetos más lejanos que podemos ver a simple vista. La luz que hoy nos llega de ella fue emitida hace 2.5 millones de años. Aunque pueda parecer muy remota, en realidad forma parte de nuestro ‘vecindario’ cósmico, ya que Andrómeda es una de las galaxias más cercanas a la Vía Láctea.

Para poder observar objetos más lejanos, y por lo tanto remontarnos más en el tiempo, necesitamos telescopios de gran potencia, como el Telescopio Espacial James Webb (JWST), que será capaz de captar la luz de las primeras estrellas y galaxias del Universo primitivo, emitida hace 13.500 millones de años.

Telescopio Espacial James Webb

Cuando la luz de estas estrellas y galaxias llegue a sus instrumentos, se habrá desplazado hacia la parte infrarroja del espectro. El JWST capturará esta radiación con un espejo muy grande – de 6.5 metros de diámetro – y la focalizará sobre cuatro instrumentos de alta sensibilidad en las frecuencias del infrarrojo. El telescopio y sus instrumentos permanecerán constantemente a la sombra de un enorme parasol, y se mantendrán a temperaturas en el entorno de los -233°C.

Estas temperaturas tan bajas y el tamaño del espejo son cruciales para poder estudiar objetos tan lejanos. Sin embargo, si se construyese un espejo de estas dimensiones de una sola pieza, sería demasiado pesado y no cabría dentro del lanzador que pondrá en órbita al JWST (el Ariane 5 ECA tiene 5 metros de diámetro).

Para solucionar este problema, los ingenieros han diseñado un espejo plegable compuesto por 18 elementos hexagonales de berilio, un metal ligero pero muy resistente. Cada elemento está recubierto por una fina capa de oro, que es un material excelente para reflejar la radiación infrarroja, y está protegido por una fina capa de vidrio. La cantidad de oro necesaria para recubrir todos los espejos del JWST es el equivalente a una pelota de golf.

Estos elementos irán montados sobre una estructura de color negro que forma la espina dorsal del satélite. Esta estructura tiene dos alas plegables, como si se tratase de una figura de papiroflexia, que permiten instalar el telescopio dentro del lanzador. Cuando se encuentre en órbita, el JWST abrirá sus alas para convertirse en el mayor telescopio astronómico en el espacio.

El Telescopio Espacial James Webb es un proyecto internacional en el que participan la NASA, la ESA y la Agencia Espacial Canadiense (CSA).


Fuente: ESA
Website: esa.int


2 Comments

  1. jacky

    Gracias por la excelente informacion q brindan

    • redaccion

      Gracias, Jacky.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *